sábado, 24 de diciembre de 2016

Un cuento de navidad. Buster the boxer

Lo que traemos hoy es otra de las tradiciones del blog, que consiste en compartir los cuentos en forma de vídeos cortos, creados como anuncios para la tienda de regalos de John Lewis, y que se ha especializado en hacer un anuncio especial en cada Navidad. En años anteriores aparecían animales en el vídeo, por lo que tenía la excusa perfecta para colocarlos aquí y hablar de dichos animales, y el año pasado la excusa fue la Luna, por lo que Ciencia llegó de manos de nuestro satélite. Este año, los animales vuelven a protagonizar el vídeo, así que a ello nos acogeremos para contar el cuento correspondiente.



Os dejo con el vídeo y sus correspondientes enlaces a YouTube después del salto y más adelante lo comentaremos. Aquí os presento a Buster the boxer:


Ver en YouTube

Bueno, como hemos podido ver, el protagonista absoluto es Buster, el boxer, un magnífico ejemplar de perro al que le encanta saltar en las camas elásticas que venden en John Lewis, pero no es mi intención hablar de Buster, ni de los perros, ni de la familia protagonista, sino de los otros animales que comparten pantalla con él, y sobre el porqué estas especies hacen su aparición en los jardines de algunas casas del Reino Unido, donde está ubicado el anuncio y donde tiene su sede John Lewis.

Buster, the boxer

El astuto zorro.

El primero en hacer su aparición es un bello ejemplar de zorro, uno de los animales más característico de la fauna británica y que afortunadamente también podemos disfrutar por nuestras tierras. Los zorros rojos, Vulpes vulpes, son animales extraordinariamente inteligentes que son capaces de sobrevivir en hábitats muy diferentes; de hecho, podemos encontrarlos prácticamente en todo el Hemisferio Norte, y han sido introducidos también en gran parte de Australia. Los zorros no le hacen ascos a vivir en bosques, montañas, desiertos... y por supuesto, cerca de los asentamientos humanos, de los que saben sacar provecho. Pero esta capacidad no siempre ha sido bien vista por nosotros, de hecho, entre los humanos, su imagen ha sido siempre un poco ambigua, ya que se le ha considerado una alimaña o una especie más de caza menor, o un símbolo de la astucia y la inteligencia. Además su cola y su piel, muy apreciadas por la industria peletera no han hecho mucho favor a estos animales, precisamente. Si a todo esto le sumamos los ejemplares que mueren atropellados en las carreteras y que pueden ser el vector de enfermedades como la rabia, ¿por qué siguen acercándose a las zonas pobladas?

El zorro saltando

Pues la verdad es que se han acostumbrado a las zonas habitadas por humanos, en parte por su alimentación omnívora, que les permite comer casi de todo. Así, en el medio natural, los zorros, que también son muy buenos cazadores, se alimentan de roedores, conejos, aves, peces, anfibios, fruta, verduras e incluso lombrices y larvas. Los que viven cerca de nosotros pueden rebuscar en la basura para encontrar todo tipo de restos que los humanos desechamos. Diversos estudios señalan que muchos grupos de zorros urbanos prefieren áreas con poca densidad humana y con casas con jardines y mucha vegetación, siendo pocos los ejemplares que se atreven en zonas con una mayor densidad de población.

Un zorro buscando en la basura. Fuente

El aumento de alimentos en forma de basura proveniente de hogares, jardines y zonas públicas es suficiente para alimentar un número mucho mayor de zorros que los que hay en la actualidad viviendo cerca de las ciudades. Esta sobreabundancia de recursos alimentarios puede explicar, según algunos estudios, el continuo aumento de la densidad de poblaciones urbanas de zorros.

Con una dieta tan variada no es de extrañar que los zorros estén tan extendidos en nuestro planeta y que por lo tanto también puedan alimentarse de aves de corral, conejos domésticos y pequeños animales en granjas o jardines. Son capaces de saltar y trepar vallas o cavar por debajo, y de esta manera pueden llegar a capturar a sus presas. Los reportes de ataques a gallineros o granjas pueden saldarse con una o varias presas, que se llevarán si no son descubiertos para guardarlos en lo que podríamos considerar "su despensa" o directamente para alimentar a sus crías.

Zorro en gallinero. Fuente

Probablemente, los zorros del anuncio eran dos jóvenes curiosos, que estaban dando una vuelta de reconocimiento por el barrio buscando alguna presa y se sintieron atraídos por la cama elástica, poniéndose a saltar en ella. Y no nos debe extrañar tanto lo de saltar, puesto que una imagen muy característica, en la que han sido fotografiados innumerables veces, es atacando a sus presas con un salto alto característico. De hecho, este salto es una de las primeras técnicas que los cachorros aprenden mediante sus juegos, para aplicarlas después a la caza real. Probablemente, si el vídeo representara una escena real, estarían ensayando el salto en la cama elástica.

Zorro saltando en la nieve. Fuente

El robusto tejón.

Tras los zorros, podemos ver como llega un magnífico ejemplar de tejón común, Meles meles, uno de los mustélidos más fácilmente identificable y reconocible, gracias a su pelaje rayado blanco, gris y negro. Los tejones se distribuyen por toda Europa, y al igual que los zorros, muchas poblaciones han aprendido a convivir en zonas cercanas a los seres humanos, aprovechando la cantidad de recursos que pueden obtener de entre lo que nosotros consideramos basura o desperdicios.

Tejón saltando

Los tejones no han sido considerados como personajes tan astutos como los zorros, pero si que aparecen en muchas historias y cuentos de la literatura y de la cultura popular. En cualquier caso, es cierto que resultan un poco más esquivos que los zorros y son de hábitos totalmente nocturnos, pasando gran parte del día en sus madrigueras.

En algunas ciudades europeas existen poblaciones de tejones viviendo en zonas urbanas, incluso en parques y jardines, como ocurre en Bristol, donde se han hecho varios estudios que así lo verifican. Incluso en varios reportajes de la BBC, se han conseguido grabar en los jardines de las urbanizaciones de adosados a algunos de sus vecinos dando de comer a zorros y tejones ante sus cámaras, mientras que los cachorros juegan con los juguetes que los niños dejan al aire libre con total normalidad. En España no hay poblaciones tan estables con esas características, pero también hay reportes de ejemplares que campan de noche por zonas como parques y huertos dentro de la ciudad, por ejemplo en Zaragoza o en Madrid, aunque es cierto que sus poblaciones se están reduciendo bastante últimamente. Se desconoce con precisión cuál puede ser la problemática principal de conservación del tejón en España, aunque sí se sabe el fuerte impacto que tiene el tráfico sobre este animal, que también es habitual encontrar atropellado.

Tejón en un parque. Fuente

Tanto en España, como en el resto de Europa, los lugares urbanos donde hay tejones, suelen coincidir con los sitios donde también hay poblaciones rurales de estos animales. Se supone que las poblaciones urbanas son reductos de las poblaciones originales que habitaban en dichos lugares antes de su urbanización y/o su expansión. En los estudios al respecto se han encontrado algunas pequeñas variaciones en los hábitos de alimentación de los tejones urbanos, que prefieren alimentarse de restos de frutas y verduras en otoño, a diferencia de los rurales que toman una mayor variedad de alimentos. Aunque sin duda uno de sus alimentos favoritos son las lombrices, llegando a poder comer cada tejón más de 100 lombrices al día. Por especular, podemos decir que el tejón del vídeo se estaba preparando para el invierno y entró en el jardín para buscar restos en el cubo de la basura o lombrices en la tierra plantada, y fue entonces cuando se sintió atraído por la presencia de los zorros, que no lo asustaron por ser dos jóvenes.

Tejón recuperado deambulando por las calles de Garrucha (Almería). Fuente

Y hablando del invierno, los tejones no hibernan durante esta época, pero cuando hace mucho frío pueden entrar en un estado de 'torpor', durante el cual baja su temperatura corporal, disminuyen su actividad y sobreviven gracias a sus reservas de grasa. Pero lo que de verdad llama mucho la atención de los tejones son las madrigueras que excavan con sus propias garras. Son madrigueras enormes con túneles que en total pueden sumar hasta 100 metros, y puede tener hasta 40 entradas diferentes. En muchas ocasiones aprovechan las raíces bajo árboles y arbustos para que les sirvan como vigas y soportes del techo de sus madrigueras. También excavan "letrinas" en zonas no muy cercanas a éstas, que además sirven para marcar las fronteras de su territorio y que van cambiando regularmente.

Entrada a una madriguera de tejones. Fuente

Pero los tejones y los zorros no son los únicos que se unen a la fiesta en la cama elástica, sino que también nos encontramos un par de invitados animales más, como son una ardilla y un erizo.

Las traviesas ardillas.

Las ardillas rojasSciurus vulgaris, eran las únicas ardillas que podíamos encontrar en Europa, extendiéndose por los bosques y parques de todo el Viejo Continente, y encontrándose también por el norte del continente asiático, pero desde finales del siglo XIX también se pueden encontrar ardillas grisesSciurus carolinensis, una especie norteamericana, y que parece ser la especie a la que pertenece el individuo que salta en el vídeo.

Ardilla gris

Las autoridades británicas promulgaron una ley en 1937 que obligaba a los ciudadanos a denunciar la presencia de ardillas grises en su propiedad para proceder a eliminarla, pero aún así las grises han ido ganando terreno a las rojas, puesto que son capaces de alimentarse de más alimentos que las autóctonas y además contagian un virus de la viruela que a ellas no les afecta, pero a las rojas sí. Los últimos cálculos hablan de que hay unas 30.000 ardillas rojas en territorio británico, frente a unos tres millones de ardillas grises...

Ardilla roja VS Ardilla gris. Fuente

Y hablando de enfermedades y para poner aún peor las cosas a Sciurus vulgaris, hace poco, el pasado mes de noviembre, saltó a los medios una noticia que hablaba de un artículo publicado en la revista Science, según el cual, un equipo internacional, liderado por investigadores de la Universidad de Edimburgo, habría descubierto dos tipos de bacterias de la lepra humana en ardillas rojas británicas, uno de los cuales, Mycobacterium leprae, coincide con la cepa que hizo estragos en Europa durante la Edad Media. Para quedarnos más tranquilos, y de camino que podamos dejar también tranquilas a las pobres ardillas rojas, en el estudio señalan que, aunque por su alto nivel de infección, estos bacilos son potencialmente peligrosos para las personas, los investigadores aseguran que no hay motivos para que cunda la alarma, ya que el riesgo de transmisión es muy bajo, debido al escaso contacto con estos animales, al bajo número de éstos y a que su caza está prohibida en muchos países.

Mycobacterium lepraeFuente

Bueno, en cualquier caso mejor que la ardilla del vídeo sea una ardilla gris y no una roja... Al igual que los otros animales descritos anteriormente, las ardillas tampoco hibernan en invierno, sino que pasan algún tiempo durmiendo acurrucadas y resguardadas en su nido, pero eso no quita que puedan tener actividad en esta época. Es durante el otoño cuando las ardillas recolectan nueces, setas, semillas y algunos vegetales para almacenarlos en sus nidos, donde formarán una gran despensa para poder resistir a la crudeza del invierno.

Ardilla gris. Fuente


Los simpáticos erizos.

Y por último, qué podemos decir de los adorables erizosErinaceus europaeus, que, como su propio nombre indica son endémicos de Europa. Son animales muy reconocibles por su aspecto en general, pero sobre todo por sus púas. Un erizo adulto puede tener unas 7.000 espinas, pero las crías nacen con sus púas bajo la piel.

Un erizo saltando

Los erizos también son animales urbanos que suelen verse frecuentemente en parques y jardines, donde los arbustos y setos proporcionan un buen refugio y un lugar de escape excelente durante el día, y las zonas con césped y flores, un sitio perfecto para encontrar insectos de los que alimentarse al atardecer. En la alimentación de estos animales entran todo tipo de invertebrados, así como pequeños anfibios, huevos de aves y casi cualquier otra cosa que puedan atrapar, complementando su dieta con frutas y setas.

Encuentro entre erizo y zorro en un jardín. Fuente

De nuevo nos encontramos ante una especie eminentemente nocturna y muy cuidadosa, que camina con paso vacilante y que se para frecuentemente para olfatear el aire, en busca de algún peligro. En invierno, es común que hibernen, aunque la mayoría de ejemplares se despierta al menos una vez para cambiar sus nidos y moverse un poco.

El erizo común, últimamente está dejando de ser tan común, ya que está bastante amenazado en la actualidad, sobre todo por la pérdida de hábitats. En los últimos 10 años la población de erizos ha disminuido en alrededor de un 30 %. También es una amenaza creciente el número de muertes por atropellos en las carreteras, siendo quizás a día de hoy uno de los mamíferos que más muere por esta causa.

Un erizo atropellado. Fuente

Un estudio al respecto en el Reino Unido, examinó los principales problemas y riesgos asociados a buscar alimentos en las áreas urbanas, para lo cual se fijaron en los patrones nocturnos de movimientos de erizos urbanos en relación con los depredadores y vehículos motorizados, y en relación con patrones climáticos nocturnos, sobre todo teniendo en cuenta la temperatura. La preferencia principal de los erizos estudiados era por adosados con jardines, aunque por sexos, las hembras evitaron más los jardines grandes que los machos. En general evitaban también el forrajeo muy activo en los bordes de las carreteras o zonas cercanas, aunque no evitaban cruzarlas para buscar otras zonas. En cuanto a los encuentros con humanos, la actividad aumentó mucho tras la medianoche cuando había una reducción bastante marcada tanto del tráfico de vehículos, como del tránsito de peatones. En cuanto al aumento de las temperaturas, evidentemente eran más activos cuando esta subía, puesto que es más fácil encontrar invertebrados de los que alimentarse, pero siempre que este aumento fuera tras la medianoche.

Un erizo en un jardín. Fuente

Hasta aquí la pequeña descripción de los animales urbanos del vídeo. Si queréis más de estos cuatro animales, en la página de John Lewis, podemos encontrar un segundo vídeo en 360º centrado en la cama elástica en el que podemos ver a los animalitos protagonistas saltando desde la perspectiva que queramos:


Zorro

Este año, esta empresa se ha asociado con The Wildlife Trusts, una organización centrada en ayudar a proteger y restaurar la vida silvestre y el hábitat natural del Reino Unido, que desde la página de John Lewis ofrece información sobre plantas, medios naturales, animales..., entre los que se encuentran los que hemos mencionado anteriormente. También cuentan con la colaboración del experto en vida salvaje Patrick Aryee, que da algunos trucos para convertir los jardines ingleses en oasis para los animales urbanos:


John Lewis tiene una colección de peluches basados en los animales del vídeo, por cuya venta donarán el 10% de su precio a The Wildlife Trust.


Para terminar en este último enlace hay algunas actividades para los niños relacionadas con los animales urbanos a los que se refieren en el vídeo anterior, como materiales descargables para hacer caretas de estos animales. Y desde nuestro blog, como en años anteriores, queremos aprovechar este post para dedicarle a todos los lectores un fortísimo:

¡Felices fiestas!


--------------
Referencias:

https://es.wikipedia.org/wiki/Vulpes_vulpes

- Adkins, C. A., & Stott, P. (1998). Home ranges, movements and habitat associations of red foxes Vulpes vulpes in suburban Toronto, Ontario, Canada. Journal of Zoology, 244(3), 335-346.

- Contesse, P. A. S. C. A. L. E., Hegglin, D., Gloor, S. A. N. D. R. A., Bontadina, F., & Deplazes, P. (2004). The diet of urban foxes (Vulpes vulpes) and the availability of anthropogenic food in the city of Zurich, Switzerland. Mammalian Biology-Zeitschrift für Säugetierkunde, 69(2), 81-95.

- Harris, S., & Smith, G. C. (1987). Demography of two urban fox (Vulpes vulpes) populations. Journal of Applied Ecology, 75-86.

http://mamiferosurbanos.blogspot.com.es/

https://www.faunaiberica.org/tejon

https://en.wikipedia.org/wiki/European_badger

- Harris, S. (1984). Ecology of urban badgers Meles meles: distribution in Britain and habitat selection, persecution, food and damage in the city of Bristol. Biological Conservation, 28(4), 349-375.




- Avanzi, C., del-Pozo, J., Benjak, A., Stevenson, K., Simpson, V. R., Busso, P., ... & Shaw, D. J. (2016). Red squirrels in the British Isles are infected with leprosy bacilli. Science, 354(6313), 744-747.


- Dowding, C. V., Harris, S., Poulton, S., & Baker, P. J. (2010). Nocturnal ranging behaviour of urban hedgehogs, Erinaceus europaeus, in relation to risk and reward. Animal Behaviour, 80(1), 13-21.

No hay comentarios:

NUBE DE ETIQUETAS

animales (263) ciencia (95) blog (76) biología (67) anatomía (59) animación (59) ilustraciones (58) pelicula (58) película (58) vídeo (56) arte (55) películas (54) evolución (51) blogs (47) estadísticas (45) peliculas (45) ilustración (44) aves (37) biologia (37) comic (36) ilustradores (36) series (36) insectos (35) dibujos (34) fotos (32) blogueando (29) video (28) comics (26) cómics (26) fotografia (26) vocabulario (24) biocabulario (23) dinosaurios (23) dibujo (22) libros (22) viñetas (20) ciencias (19) darwin (19) maquetas (19) música (19) premio (16) Manu (15) geología (15) educación (9) entomología (9) medio ambiente (9) zoologia (8) agua (7) célula (7) imágenes (7) Marta (5) geocabulario (4)