lunes, 14 de abril de 2014

La geología de Juego de tronos

La entrada de hoy es básicamente una traducción libre de este estupendo artículo que me topé por casualidad hace unos días en Generation anthropocene. Como sabéis me encanta esta serie y cada lunes desde la semana pasada podéis seguir la serie Genética de tronos en Naukas, así que no pude resistirme a publicar esta entrada en el blog, aunque tengo que decir que es la primera traducción de un artículo de un blog en inglés que hago en La ciencia de la vida. Eso sí, la traducción es libre y me he permitido la licencia de meter algunas ideas, frases y párrafos de cosecha propia, aunque evidentemente todo el mérito es de los autores de Generation anthropocene.

La geología de Juego de tronos



La geología de Juego de tronos.

En este artículo, un grupo de geólogos y de diseñadores gráficos, han reconstruido las edades geológicas de Essos, Poniente, y las demás regiones que se describen en las novelas de Canción de hielo y fuego, y en la serie de Juego de tronos. El resultado es admirable y revela hasta qué punto los cambios geológicos ocurridos en estos territorios de ficción pueden ser tan muy parecidos a  los del mundo real. Casi todos los accidentes geográficos y geológicos del mundo de Juego de tronos puede explicarse desde el punto de vista de la tectónica de placas, que modela este mundo de la misma manera que lo hace con la superficie del planeta Tierra.

Mapa geológico de Poniente, con todo lujo de detalles

En el blog de Generation Anthropocene, un grupo de fans de la fantasía épica y de la geofísica de la universidad de Stanford han estudiado minuciosamente las novelas de George R. R. Martin, así como webs, foros y blogs relacionados, para crear el maravilloso mapa de arriba. En él se muestran distintos tipos de rocas y metales que se pueden encontrar en la tierra donde tiene lugar Juego de tronos.

Utilizando el mismo tipo de herramientas que permiten a los geólogos establecer los climas pasados, este grupo ha hecho conjeturas acerca de qué tipo de eventos naturales tuvieron lugar en este planeta donde aún viven dragones. Han nombrado cada período geológico teniendo en cuenta los períodos geológicos de la Tierra, para que sea más sencilla su comprensión, e incluso han descrito eventos de vulcanismo y movimientos de las placas tectónicas que separaron Essos de Poniente. El mapa está maravillosamente detallado y es fascinante como han recreado una serie de acontecimientos geológicos realistas y completos para cada período, basándose en la poca información que sobre este tema se encuentra en la obra de Martin.

Para situarnos antes de empezar el recorrido histórico, debemos pensar que el mundo de Juego de tronos actual, en el que vamos a terminar tras describir toda la historia geológica, se sitúa en los días siguientes a la muerte del rey Robert Baratheon, cuando se empieza a observar el acortamiento de los días que advierten que se acerca el invierno, y los cuervos blancos están a punto de volar desde la Ciudadela. Usando los pocos datos de que se disponen se han reimaginado 500 millones años de evolución planetaria, incluyendo volcanes, océanos que se hunden bajo continentes, edades de hielo, orogenias, dorsales, fallas... 

Las primeras montañas. Hace 500 millones de años.

Lo primero que podemos inferir de la historia geológica de Poniente, con los datos que tenemos, es la Orogenia Roja. Del análisis de la Fortaleza Roja, en Desembarco del rey, a orillas del río Aguas Negras, hecha de areniscas de color rojo claro, podemos deducir que Poniente se ha ido desplazando gradualmente hacia el norte a lo largo de su historia.

La fortaleza roja en el opening de Juego de tronos. Fuente

Podemos pensar que las Montañas Rojas se formaron cuando la corteza oceánica, desplazándose desde el sur, comenzó a subducir debajo de la corteza continental en el norte. Una dorsal oceánica de la que hablaremos más adelante, ubicada al sur del mapa, impulsó probablemente este proceso. Debido a su edad, y a la exposición a los agentes geológicos externos dominantes se produjo una erosión intensa en el flanco oriental de la cordillera, que tuvieron como consecuencia que las Montañas Rojas desaparecieran en Essos. Actualmente queda  una zona poco elevada donde estaba dicha formación montañosa. La morfología de estas montañas erosionadas es muy similar a la de los Montes Apalaches en el este de los EE.UU., que se formó en torno a los 500 millones de años. De aquí, podemos inferir una edad similar para las Montañas Rojas, que tomaremos como punto de partida para el resto de la historia geológica.

Poniente hace 500 millones de años

Las arenas se tiñeron de rojo. Hace 450 millones de años.

La sonada boda del joven Robb Stark con Jeyne Westerling no es lo único que se manchó de rojo en la historia de Poniente. La Fortaleza Roja, donde se encuentra el Trono de Hierro en Desembarco del Rey, parece estar hecha de roca arenisca de color rojizo. Suponemos que la cantera de donde se obtuvo esta roca estaba cerca de Desembarco del Rey para facilitar el transporte y la construcción, y esta arenisca procedía probablemente de la erosión de las Montañas Rojas más al sur. La coloración roja podría provenir de una gran variedad de fuentes, incluyendo el oligisto, un mineral formado principalmente por óxido férrico, que también se encuentra en New Red Sandstone, en el Reino Unido en el mundo real. Este mineral tiene un origen terrestre de formación, lo que sugiere que ésta ha podido ocurrir en un ambiente desértico. 

Las arenas rojas de New Red Sandstone

Sabemos que los desiertos se forman dentro de un rango estrecho en torno a una latitud de 30°. Y nuestro análisis de la roca caliza de Invernalia, que veremos más adelante, sugiere que se encuentra rondando los 25° norte. Por consiguiente, concluimos que las areniscas de la Fortaleza Roja se originaron en un ambiente desértico en el sur de Poniente hace unos 450 millones de años, cuando Desembarco del Rey, y la totalidad del sur de Poniente, estaban en el hemisferio sur del planeta.

Poniente hace 450 millones de años

Buceo en los arrecifes tropicales de Invernalia. Hace 300 millones de años.

Hace mucho tiempo, por los terrenos circundantes a Invernalia no merodeaban huargos, sino más bien nadaban peces, y tal vez algún que otro tiburón ocasional, por los arrecifes de coral que había en la zona. Si bien sabemos que los muros de protección de Invernalia están hechas de granito, el tono gris de la mayoría de la fortaleza sugiere un material diferente, que interpretamos como roca caliza (un material de construcción bastante común durante la edad media en nuestro mundo). Y la roca caliza suele ser formada por las grandes "fábricas de carbonato" típicamente asociados a aguas poco profundas, que son los arrecifes de coral. La evidencia de la roca caliza es indirecta pero convincente, y requiere investigar un poco para examinar los terrenos que rodean Invernalia. 

Invernalia

Al suroeste de Invernalia se encuentran los Acantilados de Pedernal, formados por cuarcita, una roca silícea que se forma en el fondo de mares poco profundos. La proximidad de estas rocas a Invernalia sugiere un origen oceánico de las piedras utilizadas para construir el castillo. La presencia de cuevas utilizadas como criptas por la familia Stark nos sugiere además una topografía kárstica, que es indicativa de un terreno calizo; lo mismo nos indica el terreno con múltiples galerías asociadas con corrientes de agua subterránea que erosiona sistemas de cuevas complejas (como ocurre en las Cavernas de Carlsbad en Nuevo México, EE.UU., o en las Cuevas de Waitomo, en Nueva Zelanda). 

Paisaje kárstico

El agua subterránea que fluye rápidamente a través de estos terrenos también ayudaría a explicar el río Forca Verde, que forma parte del Tridente, cerca de Los Gemelos. Aunque los ríos que pasan por Los Gemelos son un poco problemáticos de explicar, dado que la gran mayoría (~ 99,9%) de los ríos en nuestro planeta se forman en zonas elevadas (como cadenas montañosas). Sin embargo, estos ríos parecen aparecer, como por arte de magia. Proponemos que estos ríos se originan en las vías de aguas subterráneas de esta zona, abriéndose camino hacia la superficie a través del pedernal y la caliza, emergiendo como fuentes. El conjunto de todas estas observaciones indirectas: las rocas grises de construcción combinadas con pedernal, la topografía kárstica y las características del Forca Verde y el Tridente, nos dan pistas de que Invernalia se asienta sobre grandes depósitos de roca caliza.

Justificar que Invernalia esta hecha de roca caliza es complicado, pero no imposible. Los arrecifes de coral en la Tierra sólo aparecen dentro de un estrecho rango de latitudes de aproximadamente 30º norte y 30º sur (al menos en el clima moderno). Actualmente, Invernalia se encuentra cerca de los 60° norte, una latitud demasiado fría para los arrecifes de coral. Esto sugiere que Invernalia, y de hecho todo el continente, se ha movido durante eones, lo cual es una muestra más de apoyo a nuestras afirmaciones de una tectónica de placas activa. Más tarde, llegaremos a la conclusión de que la roca caliza se elevó probablemente durante la Orogenia de la Luna, hace unos 80-100 millones de años. Por lo tanto, podemos deducir que la caliza de Invernalia tiene más de 100 millones de años. Una datación más exacta requiere compararla con rocas similares en la Tierra, como las calizas del Carbonifero de Gran Bretaña e Irlanda. Dichos materiales se encuentran en la actualidad en una latitud similar a Invernalia, y de la misma manera, se formaron a partir de sedimentos oceánicos cercanos a la línea ecuatorial. Estas calizas carboníferas tienen aproximadamente unos 350 millones de años, y tuvieron que desplazarse muchos kilómetros para situarse en su ubicación actual. Haciendo una comparativa con esta situación podríamos afirmar que la edad aproximada de las calizas de Invernalia es de entre 280 y 300 millones años.

Poniente hace 300 millones de años

A la vez que la Luna se elevó, lo hicieron los Lannister. Hace 80-100 millones de años.

La elevación de las Montañas de la Luna, en el valle de Arryn, es quizás el evento geológico mejor documentado en Poniente, y es directamente responsable de la enorme riqueza de la Casa Lannister. Similar a las Montañas Negras (Colmillos Helados) al norte, las Montañas de la Luna son irregulares, rocosas, y están coronadas de nieve. Con los primeros datos que manejamos no podríamos concluir que las orogenias que formaron ambas cordilleras fueran simultáneas. Sin embargo, el análisis de la geometría de fallamiento más probable revela que las Montañas de la Luna existían al sur de una microplaca. Sobre la base de esta geometría, es más probable que la Orogenia de la Luna ocurriera un poco antes que la Orogenia Negra (similar a la tectónica de microplacas responsables de la Fosa de las Marianas y del arco volcánico de islas de Japón). Sabiendo que las Montañas Negras tienen su origen hace unos 60-80 millones años de edad, podemos suponer que las Montañas de la Luna lo tienen hace unos 80-100 millones de años, lo cual es comparable con las Montañas Rocosas de Canadá en Norteamérica. La Orogenia de la Luna es más compleja que la Orogenia Negra, y proponemos que las Montañas de la Luna se formaron en dos etapas: 1) Subducción inicial de la microplaca por debajo del sur de Poniente, y 2) Colisión continental posterior entre Poniente Norte y del Sur.

Poniente hace 80 millones de años

La colisión continental más reciente entre el norte y el sur de Poniente se puede deducir de la anchura de las Montañas de la Luna, mucho más amplias que las Montañas Negras, y casi el doble de ancha de la cordillera del Himalaya en la Tierra. Aunque la mayoría de las cordilleras de la Tierra se forman como resultado de la subducción (por ejemplo los Alpes y los Andes), las cordilleras más grandes y amplias, como la del Himalaya, se formaron como resultado del choque de dos continentes (India y Asia) con poca o ninguna subducción. Esta es la evidencia más concluyente de una colisión entre Poniente Norte y del Sur. Sin embargo, estas montañas son también el lugar donde se encuentra Roca Casterly y los depósitos de oro de los que la Casa Lannister se ha beneficiado desde hace tiempo. El oro se deposita normalmente en el suelo marino cerca de respiraderos en medio del océano. El oro se mezcla con el basalto (roca ígnea extrusiva) hasta llegar a una zona de subducción. A medida que la corteza oceánica que antes separaba Poniente Norte y Sur subducía por debajo de la parte sur de Poniente, el calor y la presión de subducción, iban disolviendo el oro, que luego se fue introduciendo en la roca suprayacente y se solidificó dentro de vetas de cuarzo (al igual que ocurrió con el oro de la "fiebre del oro"). La presencia del oro Lannister apoya la idea de que la tectónica de subducción jugó un papel igualmente importante en la temprana Orogenia de la Luna

¿Así serían los primeros Lannisters...? :P

La última pieza de evidencia de que Poniente Norte y Poniente Sur fueron dos continentes que antes estaban separados la encontramos en las Islas del Hierro. En la Tierra, el mineral de hierro es el que más ampliamente se extrae de rocas oceánicas. Estas rocas se forman en los océanos poco profundos. Durante la fase inicial de subducción, tras el choque de la microplaca, el fondo del océano se elevó, dando lugar a formaciones de hierro en bandas. Millones de años de exposición a los agentes geológicos, la erosión y la meteorización dejaron solamente las rocas más fuertes. 

Ejemplo de microplacas

La elevación de las Montañas negras. Hace 60-80 millones de años.

La determinación de la edad de las diversas cordilleras de Poniente se vuelve bastante problemática sin tener en cuenta la geoquímica; y además, los salvajes dificultan bastante la recogida de muestras... Sin embargo, podemos inferirla basándonos en la comparación con las formas actuales de las montañas. Como han observado Jon Nieve y los hombres de la Guardia de la Noche, las montañas del norte, que llamamos las Montañas Negras o Colmillos Helados, son irregulares, con rocas puntiagudas, coronadas de nieve y bastante peligrosas para cruzarlas. Esta morfología irregular sugiere que las Montañas Negras son relativamente jóvenes, y la similitud morfológica con las Montañas Rocosas en el oeste de los EE.UU. sugiere que las Montañas Negras tienen entre 60 y 80 millones de años de edad. Durante la orogenia de estas montañas, una placa oceánica comenzó a subducir debajo del continente Norte de Poniente. A medida que la placa oceánica fue profundizando en el planeta, el calor que subía del manto evaporó el agua, y derritió la roca, que luego salió violentamente en forma de lava, creando la cordillera volcánica (esta forma de vulcanismo es frecuente en Tierra, y es el principal responsable del cinturón de fuego del Pacífico). Aunque es cierto que no hay documentación de vulcanismo en las Montañas Negras y eso nos preocupa un poco. Nuestra única explicación es que la subducción de la placa cesó por alguna razón desconocida, deteniéndose así el vulcanismo que debería llevar asociado este tipo de formaciones.

Poniente hace 60 millones de años

La evidencia de la subducción de la placa también puede deducirse de las características geológicas que encontramos en Invernalia, especialmente fijándonos en las aguas termales que mantienen el calor en la ciudad durante el invierno, y en las paredes de granito que protegen el interior de la ciudad. Mientras que las aguas termales tienen múltiples orígenes geológicos, proponemos que las de Invernalia son el resultado de fallas, grietas en la corteza que permiten que el agua fluya hasta zonas profundas de la tierra, para calentarse, y luego volver a la superficie a través de otras fallas, (aguas termales de este tipo se puede encontrar en todo el mundo, incluyendo la costa de California). Las tremendas presiones producidas por la placa subducida debajo de los territorios del norte eran sin duda lo suficientemente grandes como para haber causado fallas de este tipo, y el vulcanismo inferido proporcionaría calor más que suficiente. Por lo tanto, interpretamos las aguas termales de Invernalia como fallas causadas por la zona de la subducción. 
Las paredes de granito ofrecen otra evidencia más de la subducción de la placa oceánica. El granito es una roca ígnea intrusiva, lo que significa que la cámara magmática donde se forma nunca sale en forma de lava y la gran masa de roca fundida se enfría lentamente dando lugar al granito. El granito intrusivo es común en las zonas de subducción (por ejemplo en las montañas de Sierra Nevada en California). Dada la proximidad de Invernalia a las Montañas Negras, proponemos que la cantera de granito debía estar cerca, facilitando la distancia recorrida por los gigantes de leyenda que transportaban las losas de granito a Invernalia.

Zona de subdución

La tierra de hielo (o Winter has came). Hace 40 millones de años.

Hace cuarenta millones de años, una extensa capa de hielo, probablemente de más de un kilómetro de espesor, cubría casi dos tercios de Poniente, y se extendía hasta los 40° de latitud norte, incluso sobre Desembarco del Rey. Este océano de hielo habría cubierto una extensa zona junto al gran Muro del Norte y sería muy parecida a la capa de hielo que cubría gran parte de América del Norte durante los últimos períodos glaciares. Aunque los datos que tenemos son escasos, se propone que hace unos cuarenta millones de años, el planeta de Juego de tronos experimentó condiciones similares a las de una edad de hielo que crearon la enorme capa de hielo que cubrió grandes extensiones. Si bien se desconoce actualmente el motivo de la reanimación de los extraños homínidos al norte del Muro, los Caminantes Blancos, estos pueden ser un buen bioindicador local que aparece al mismo tiempo que los periodos glaciales. Esta investigación biogeológica merece una mayor dedicación, aunque parece una empresa bastante peligrosa...

Poniente hace 40 millones de años

La evidencia física de esta glaciación a gran escala aparece en varios lugares, sobre todo en la brecha en las Montañas de la Luna, al sureste de Los Gemelos. Sólo una glaciación a gran escala podría proporcionar la energía erosiva necesaria para modelar esta región relativamente plana. En el norte, al noroeste de Invernalia, las montañas están más sutilmente erosionados, lo que permite que los árboles crezcan por encima de la línea de vegetación. Aunque no se menciona específicamente en los textos nada sobre las grandes depresiones dejadas por los glaciares en retroceso, hemos localizado dos de estas cuencas: una que se extiende al sureste de Invernalia, y la otra al sureste de los Gemelos. Cada una de estas depresiones, del orden de 100-1000 km2, se llenarían más tarde de sedimentos más jóvenes depositados por ríos que bajan de las montañas cercanas. Si bien es difícil afirmarlo con certeza, es posible que el glaciar en retirada modelara el lago del Ojo de dioses, al sur de Harrenhal (similar a la de los Grandes Lagos de América del Norte). Esta evidencia geológica sugiere que hace cuarenta millones de años, el invierno llegó a todo el planeta.

Cuando Dorne hervía. Hace 30-40 millones de años.

La sal de Costa Salada, es casi con toda seguridad un depósito de evaporitas, lo que sugiere que la región sur de las Montañas Rojas, conocido como Dorne, estuvo una vez sumergida bajo un mar poco profundo. En algún momento en el pasado, el nivel del mar fue más bajo ya que los glaciares atraparon parte del agua en forma de hielo. Al descender el nivel del mar, una gran depresión se aisló del océano adyacente. El resultado fue una masa de agua salobre atrapada y expuesta a una intensa radiación solar (o tal vez, como no estamos seguro de su historia evolutiva, fue a causa del calor del aliento de dragón). Con el tiempo, el mar comenzó a evaporarse, precipitando la sal que contenía (similar a los depósitos de sal de Bonneville, cerca de Salt Lake City, Utah). La edad de estos depósitos es algo difícil de determinar. Los depósitos evaporíticos tienden a formarse en ambientes cálidos y áridos, y los ambientes desérticos tienden a situarse cerca de 30°. Como se ya hemos visto en las anteriores apartados, Poniente se ha movido gradualmente hacia el norte a lo largo de su evolución. Dada esta deriva tectónica, se especula que los depósitos de sal en esta tierra tienen aproximadamente 30-40 millones de años.

Los biólogos saben desde hace mucho tiempo que los dragones son una alternativa útil a la radiación solar [cita requerida] 

Una evidencia geológica adicional que apoya esta afirmación de un mar entero que se evapora a causa del Sol (o de los dragones) puede ser la presencia de arenisca verde o glauconita en la isla de Piedraverde. Glauconita es un término genérico, ya que se puede aplicar a rocas sedimentarias o metamórficas. Buscar referencias de areniscas verdes en el mundo real puede ser una buena ayuda, y por ejemplo en el Reino Unido, encontramos depositos de areniscas verdes formados por arenisca contaminada con micas de tonos esmeralda que se depositan en un mar poco profundo. La proximidad geográfica de los dos tipos de rocas diferentes, glauconita y la sal, en consonancia con poca profundidad de deposición mar refuerza la idea de un mar que se evaporó hace mucho tiempo. La última pieza de evidencia proviene de la propia ciudad de Dorne, hecha de piedra arenisca (suponiendo que las rocas se obtuvieron de allí). Como la arenisca se puede formar en una gran variedad de entornos, interpretaremos que estas areniscas tienen un origen deltaico, y se formaron al final de los ríos que bajan de las Montañas Rojas llegando al mar poco profundo donde depositaron su carga de sedimentos.

Depósitos salinos de Bonneville

Poniente y Essos se dividen. Hace 25 millones de años.

Hace 25 millones de años, una línea de fuego y roca fundida se abrió paso a través de la corteza del planeta y separó los continentes de Poniente y Essos. Esta cuña de separación es análoga a la dorsal centro-oceánica del Atlántico, que fue en gran parte responsable de la ruptura del último supercontinente de Pangea de la Tierra. La evidencia más sorprendente de esta ruptura la encontramos en las similitudes morfológicas entre las playas de Poniente y Essos, observándose como si pudieran encajar como piezas de un rompecabezas geológico (Esta observación es similar a la que en su día hicieron Wegener y otros, dándose cuenta de que las costas de América del Sur y África parecían encajar como las piezas de un puzzle). Teniendo en cuenta la tasa de separación media de la dorsal en medio del Atlántico (~ 2.5 cm/año), se calcula que el equivalente entre Poniente y Essos comenzó más o menos hace unos 25 millones de años.

Además, se propone que las Montañas de la Luna y las Colinas de Norvos pertenecen a la misma orogenia. También es interesante destacar el hecho de que las colinas de Norvos no siguen la misma trayectoria suroeste-noreste que las Montañas de la Luna. No podemos afirmar con certeza la orientación de la falla que creó estas diferencias, pero si una vez que estuvieron alineadas, entonces podemos suponer que las Colinas de Norvos han girado en sentido horario, lo que indica que se inició la ruptura entre Poniente y Essos en el norte, y desde ahí se dirigió hacia el sur. Al escribir estas líneas, no podemos decir con certeza qué causó esta desalineación (nota: estos cambios radicales en movimiento de las placas y el tipo de fallas se puede encontrar en la historia de la Tierra, pero generalmente requieren cientos de millones de años, casi 10 veces más de tiempo de lo que el proceso parece haberse tomado en este planeta).

Poniente hace 25 millones de años

Tal vez no sea fácil demostrar nuestras afirmaciones de que la tectónica de placas están transformando activamente la superficie de Poniente y en consecuencia de todo el planeta, y así lo ha hecho durante millones de años. Sin embargo, la sola presencia de cadenas montañosas, una atmósfera respirable, e incluso la vida misma sugiere que hay una tectónica activa en Poniente. La tectónica de placas es el principio fundamental por el cual entendemos la geología de la Tierra. Entre muchos otras cuestiones, la tectónica explica cómo se mueven los continentes, cómo las rocas ayudan a regular el clima, cómo los terremotos sacuden el suelo y como los volcanes encienden los cielos. Aunque es cierto que aún existiendo esta tectónica activa, nos preocupa un poco el hecho de que no haya terremotos ni volcanes a lo largo de los Siete Reinos. Aunque no podemos estar seguros; es posible que las placas responsables de la creación de las cadenas montañosas hayan parado desde entonces, o por lo menos reducido su movilidad a un punto en el que los intervalos de sacudidas de grandes terremotos y/o erupciones volcánicas son lo suficientemente sutiles para eludir los registros escritos. Aunque, por el momento, esto sigue siendo especulación.

Poniente hoy. El tamaño del planeta de Juego de tronos.

A partir de los textos de la saga de Martin, sabemos que los reinos han persistido durante miles de años, con muchos reyes que ascendían y caían como las mareas (aunque no vamos a preocuparnos por los reyes o reinos aquí). A partir de los mismos textos y mapas cuidadosamente estudiados, también sabemos que Poniente contiene cordilleras, aguas termales, granito, minas de oro, desiertos, paredes de hielo, y rocas rojas, grises y negras utilizadas para construir castillos. Para el ojo bien entrenado (aunque sea aquí en la Tierra) cada uno de estos elementos nos cuenta una historia geológica compleja y rica, que se remonta a más de 500 millones de años, como hemos ido viendo a lo largo del post.

Poniente hoy

Terminemos con una simple pregunta: ¿cuál es el tamaño del planeta de Juego de tronos? Algunas observaciones básicas son: es lo suficientemente frío en el norte para mantener el Muro de hielo que protege el continente de los Caminantes Blancos, y es lo suficientemente caliente en el sur que los mapas son del color de los desiertos, como podemos observar en la historia de la Khaleesi, Daenerys Targaryen, por el continente de Essos.

Células de Hadley


En la Tierra, los desiertos aparecen dentro de un rango de latitud en general, con la mayoría cerca de 30º norte (por ejemplo, el Sahara en África) y el sur (por ejemplo, el desierto de Atacama en Sudamérica). Esto es debido a la circulación de células de Hadley atmosféricas. El duro frío del norte, y la presencia del Muro durante milenios, sugiere que el Muro se encuentra en o cerca del Círculo Polar Ártico, en la actualidad a 66,5° de latitud norte en la Tierra. Así que tenemos unos límites aproximados de Poniente, que se extiende desde los 30° a 66,5º de latitud, y todo ello probablemente en el hemisferio norte. Por último, sabemos de buena tinta que la longitud desde el Muro hasta los desiertos de Dorne, al sur del continente, es de unos 4800 km. Usando geometría simple, se calcula que el radio de este planeta habitado por dragones es de 6915 km, un poco más grande que el radio de la Tierra de 6371 km, pero aún así, notablemente similares. 

Radio de la Tierra


Toda la información en el post original: The geology of Game of thrones.


NUBE DE ETIQUETAS

animales (256) blog (72) ciencia (69) anatomía (59) ilustraciones (58) pelicula (58) animación (57) película (56) arte (54) películas (54) biología (53) vídeo (50) blogs (47) evolución (47) estadísticas (45) peliculas (45) ilustración (44) biologia (37) aves (36) comic (36) ilustradores (36) series (35) dibujos (33) insectos (33) fotos (32) blogueando (29) video (28) comics (26) cómics (26) fotografia (26) vocabulario (24) biocabulario (23) dinosaurios (23) dibujo (22) viñetas (20) música (19) ciencias (18) darwin (18) libros (18) maquetas (17) premio (16) Manu (15) geología (12) educación (9) entomología (9) medio ambiente (9) zoologia (8) agua (7) célula (7) imágenes (7) Marta (5) geocabulario (4)