lunes, 29 de octubre de 2018

El Kraken [Especial Halloween]

Como llevamos haciendo desde hace dos años, vamos a celebrar Halloween en el blog con un post apropiadamente monstruoso. Al igual que el año pasado hablábamos de zombis, y el anterior de vampiros, hoy vamos a hablar de monstruos marinos, concretamente centrándonos en uno de ellos, el Kraken.

El Kraken, por el pintor Pierre Dénys de Montfort, 1801,
a partir de las descripciones de marineros franceses. Fuente
Los monstruos marinos han acompañado desde siempre a las leyendas de los marineros y habitantes de las costas de todo el mundo, y de hecho muchos de estos relatos y cuentos se repiten en muchas zonas muy alejadas entre sí. Hay monstruos de todo tipo, que con el paso del tiempo han pasado a ser meras leyendas de personas antiguas o se han transformado en criaturas más amables y bellas, como es el caso de las sirenas, pero aún mucha gente quieren hacerlos pasar por seres reales, y la criptozoología se empeña en hablar cada cierto tiempo de Krakens o del famoso Nessie, el monstruo del Lago Ness. Esta claro que no existen los tritones de la mitología griega, ni los leviatanes, y que ningún Kraken o serpiente marina gigante va a destrozar ningún barco, ni ninguna sirena nos va a embaucar con sus bellos cantos, para devorarnos después, pero si es cierto que las profundidades marinas albergan criaturas fascinantes y desconocidas que bien podrían pasar por monstruos, y que los mares y océanos están repletos de seres extraños que a mas de uno podrían dar un buen susto solo por su apariencia física.


El Kraken es un ser de la mitología escandinava, que se describe como un enorme y terrible calamar o pulpo gigante de múltiples tentáculos que le salen de la cabeza, y que hunde barcos para devorar a su tripulación. Se piensa que los relatos sobre el Kraken fueron invenciones a partir de avistamientos reales de calamares gigantes, que sí existen, aunque son criaturas bastante desconocidas en general, aun hoy en día.

Los calamares gigantes son unos moluscos cefalópodos pertenecientes al orden Téutidos, y dentro de éste al género Architeuthis. Aunque no se sabe con seguridad, se han propuesto hasta ocho especies de calamares gigantes, pero también es algo que se desconoce con certeza. Nosotros hablaremos de dos de ellas.

Calamar gigante en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid. Fuente

El nombre del monstruo, Kraken, proviene de krake, una palabra escandinava que significa animal enfermizo, maligno y/o retorcido. En el alemán moderno, krake y su plural kraken significa pulpo, pero también puede hacer referencia al Kraken de las leyendas. Para ser más exactos, el nombre en cuestión, Kraken, nunca se menciona en las leyendas de las antiguas sagas nórdicas, probablemente porque existía la superstición de que podría atraer la mala suerte o invocar al monstruo si se decía. No era raro usar otros extraños nombres para hacer referencia al monstruo para evitar esta supuesta mala suerte.

Kraken. Fuente

Entre las características de los calamares gigantes nos encontramos las típicas de los moluscos cefalópodos, como el hecho de poseer un manto que recubre la masa visceral, y un pie musculoso modificado en tentáculos que pueden llegar a medir entre 3 y 6 veces más que la longitud del cuerpo. Hablamos de animales que pueden medir entre 10 y 12 metros, aunque hay reportes de ejemplares mucho mayores. En 1887 se supone que se encontró un ejemplar varado en las costas de Nueva Zelanda de unos 18 metros, y se menciona otro en 1933, también en aguas neozelandesas de unos 21 metros de longitud. El caso es que ambos son registros muy antiguos, lo que sumado al hecho de vivir a profundidades tan grandes, hace que se conozca poco de su biología. De hecho hasta el año 2005 no se publicaron fotografías en su hábitat natural y hasta 2012 no se consiguió grabar un espécimen en libertad.

Grabación de un calamar gigante por las cámaras 
de Discovery Channel, emitido en enero de 2013. Ver en Youtube.

En la ficción, el Kraken es un ser terrible, enorme y con una fuerza descomunal que es capaz de partir por la mitad a un barco sin ningún esfuerzo, pero es que los calamares en la realidad no se quedan atrás y son bastante conocidas, aunque quizás exageradas, las batallas entre estos y los cachalotes, Physeter macrocephalus, que son sus depredadores naturales. Estas ballenas son más fuertes y pesadas que los calamares, pero estos se defienden de los ataques usando los tentáculos, y no son pocos los ejemplares de cachalotes que se han encontrado con cicatrices producidas por los tentáculos de los moluscos.

Calamar gigante VS cachalote. Fuente

Los ocho brazos salen directamente de la cabeza, y en cada uno de ellos se alinean cientos de ventosas succionadoras de entre 2 y 5 cm de diámetro. Cada una de éstas esta recubierta por finos aros de quitina, afilado y ligeramente aserrados, que son los que producen las cicatrices en los cachalotes, normalmente en zonas cercanas a su boca o en su cabeza. El tentáculo se divide en tres regiones o partes, la más cercana al cuerpo o carpus, la parte media o manus y la parte distal o dactylus. Estos términos se relacionan con muñeca, mano y dedos, en alusión al uso que le pueden dar estos cefalópodos a sus extremidades. La base de todos los brazos esta dispuesta en forma de círculo alrededor de la boca del animal, como en otros cefalópodos. Además también poseen dos tentáculos de caza mas largos que los brazos, al igual que otros cefálopodos como las sepias.

Detalle de un tentáculo de calamar gigante. Fuente

El objetivo del Kraken mitológico siempre es destruir y devorar a los que osan ponerse en su camino, como podemos ver por ejemplo en esta secuencia de Piratas del Caribe. El cofre del hombre muerto:

Will Turner: -¿Por qué Jack le teme al océano?-
Gibbs: - Si crees en estas historias, hay una bestia a las ordenes de Davy Jones. Una feroz criatura con tentáculos gigantes capaces de succionarte el rostro entero, y arrastrar a una nave completa a las profundidades... ¡El kraken! Si crees en estas historias...
-Conversación entre Will y Gibbs acerca del Kraken-
En la conversación se describe al Kraken como una criatura terrible, tal y como podemos comprobar después más adelante en la misma película. con un aspecto muy parecido al de los calamares gigantes reales, con ocho brazos y sus dos tentáculos de caza, que utilizaba para destrozar barcos. Cuando se puede ver en detalle la boca, sí que podemos notar la principal diferencia de este Kraken con el animal real. La boca que descubre Jack Sparrow en este monstruo es mas parecida a la de los Sarlacc de Star Wars que a la de los cefalópodos. En vez de varias filas de dientes, como podemos ver en la película, lo que tienen este tipo de moluscos es un pico córneo, muy parecido al de las aves, concretamente con una forma muy similar a la del pico de los loros.

Cadáver del Kraken en Piratas del Caribe. Fuente

Diseño del Kraken de Piratas del Caribe. Fuente

Si nos fijamos concretamente en la especie Architeuthis dux, la especie más conocida de calamar gigante real, se podría concluir que su estructura corporal y su flotabilidad corresponden más a un cazador pasivo que acecha a sus presas, pero si atendemos a su poderoso pico, a sus brazos y tentáculos y a las características de su cerebro parece ser que su método de caza es más bien activo. Además se han encontrado peces de movimientos rápidos en su estómago, lo que viene a sostener esta hipótesis. Este método activo de caza consiste en perseguir a sus presas, capturarlas con sus tentáculos de caza, acercarlas a la boca donde se asegura la sujección con el resto de brazos y comienza a devorarla a bocados. A pesar de que no haya una gran musculatura que soporte que el calamar se pueda mover rápido, se aprovecha de la absorción y expulsión de agua a través de su sifón, para conseguir un mecanismo de propulsión a chorro bastante eficaz, ya que las aletas del final de su cuerpo no son lo suficientemente grandes para ello.

Architeuthis dux. Fuente


El Kraken de Piratas del Caribe tiene el cuerpo cubierto de placas y protuberancias que le dan un aspecto terrorífico, mientras que el de Architeuthis dux es bastante más liso y blando. El cuerpo del Kraken termina en una especie de cola en punta, mientras que el calamar gigante real tiene un par de aletas cortas y redondeadas en el final de su cola. Como la mayoría de cefalópodos excepto los nautilus, el calamar gigante también carece de concha externa y cuenta con una estructura rígida en el interior del manto que recibe el nombre de gladius o concha interna. El nombre de gladius es por el parecido en la forma con la de una espada romana.

Gladius de Arhiteuthis dux. Fuente

Otra de las películas reciente que saca un Kraken, es la tercera parte de Hotel Transilvania, una de las películas animadas del pasado verano, y que al ritmo de la Macarena, nos muestra su parte buena, pero también vemos que está demasiado caricaturizado. No tiene los tentáculos de caza, y tampoco posee el pico de loro, que es sustituido por una boca llena de afilados y aterradores dientes. Además ésta no se sitúa entre los brazos, sino en la parte superior del cuerpo. Es cierto que el pico de loro de los calamares gigantes poco o nada se parece a la boca llena de dientes de este Kraken animado, o del de tipo Sarlacc de Piratas del Caribe, pero el pico es muy fuerte y afilado, y en el interior de la boca cuentan con una especie de lengua llena de pequeños dentículos, llamada rádula, cuyo objetivo es terminar de triturar el alimento que el pico ha destrozado previamente.

Jack Sparrow ante la boca del Kraken. Fuente

Hablando de dibujos animados, la nueva serie de capítulos cortos de Mickey Mousse que podemos ver regularmente en Disney Channel tiene un episodio en el que Mickey, Donald y Goofy se sumergen en un submarino en busca del Kraken, y terminan por encontrarlo, o mas bien son ellos encontrados por el monstruo. En el episodio Maravillas del mar, nuestros protagonistas se enfrentan al terrible monstruo y se puede ver que no han escatimado en añadirle casi todos los detalles realistas, desde las aletas, hasta los brazos con sus ventosas o el pico de loro. Es cierto que aunque están los tentáculos de caza, faltan dos brazos, pero es uno de los calamares gigantes mejor representados de los que hemos mencionado hasta ahora.  En los lances de la lucha, este monstruoso animal se traga a nuestros amigos, que consiguen escapar del interior, gracias a una piedra fortuita que hace que el animal lance un chorro de tinta. En este sentido también coincide con la realidad, ya que los Architeuthis dux reales también cuentan con una bolsa de tinta cerca de su recto, conectada al sifón, como el resto de cefalópodos, que usan para enturbiar el agua y cubrir su retirada en el caso de tener que huir.


El clásico Furia de titanes, una de mis películas favoritas de todos los tiempos, tiene un Kraken antropomorfo, que poco o nada tiene que ver con los que hemos descrito hasta ahora, pero en la revisión de la película de 2010 hicieron un Kraken que parece mezcla del clásico y de las versiones más parecidas a los calamares gigantes, conformando una criatura bastante extraña pero terrorífica. En la LEGO película de Batman, de 2017, hicieron una versión de piezas de LEGO de este extraño Kraken. Algo que tienen en común la mayoría de las criaturas ficticias que estamos repasando es la presencia de unos enormes ojos, lo cual también coincide con el animal real. Los calamares gigantes cuentan con unos de los ojos más grandes del mundo animal, gracias a los cuales pueden ver en condiciones de muy baja luminosidad. Estas sofisticadas estructuras cuentan con más de mil millones de unidades receptoras, casi diez veces más que en el ojo humano. Gracias a la gran agudeza visual que les proporcionan estos ojos pueden capturar presas a grandes profundidades donde llega muy poca luz.

El Kraken de Furia de Titanes. Fuente

Detalle de la cabeza del Kraken de Furia de Titanes. Fuente
El Kraken de la LEGOpelícula de Batman. Fuente

El cómic también tienen sus dosis de Krakens, y las grandes editoriales como DC y Marvel han enfrentado a sus superhéroes con monstruos de este tipo. En DC, tanto Aquaman como Aqua-Woman han tenido luchas contra el Kraken. En Marvel, Namor, el superhéroe submarino, también ha hecho lo propio, pero también se han enfrentado a él otros como Lobezno o Hércules. El manga japonés también tiene su Kraken que se enfrentó en las páginas de la versión dibujada de Saint Seiya, a los personajes que nosotros conocemos como Caballeros del Zodiaco, ya que este monstruo era un sirviente de Poseidon, el malo de una de sus sagas más famosas. Estoy completamente seguro de que veremos algún impresionante Kraken enfrentándose al actor Jason Momoa, en la nueva película de Aquaman que se estrena el próximo mes de diciembre.

Kraken VS Aquaman. Fuente

Kraken en los cómics de Marvel. Fuente

Lobezno contra el Kraken. Fuente

Muchos de estos cefalópodos de ficción comparten con los reales la inteligencia, ya que cuentan con uno de los sistemas nerviosos mas evolucionados de entre los animales invertebrados. A pesar de esto el cerebro de los calamares gigantes es de un tamaño relativamente pequeño en comparación con su enorme cuerpo. Al vivir en un medio tridimensional y ser depredadores, pero también presas, estos animales disponen de receptores sensoriales muy precisos, como receptores de equilibrio y de posición corporal, similares a la línea lateral de los peces. Todo ello unido a su buena visión, con la que incluso pueden identificar texturas, indica que nos hallamos ante un sistema nervioso bastante complejo.

Calamar gigante. Fuente

La complejidad de este sistema nervioso, llega hasta el punto de que su sistema nervioso central está formado por un elevado número de neuronas que le proporcionan una alta capacidad de aprendizaje, además, el sistema nervioso periférico también tiene un alto nivel de desarrollo contando con un ganglio periférico para cada ventosa de sus brazos y tentáculos, responsables del controlo motor de dicha ventosa. Ambos sistemas, central y periférico actúan en serie y en paralelo, generando comportamientos complejos, como el alimenticio o el de huida. Su cerebro está protegido por una masa cartilaginosa que hace las veces de "cráneo", proporcionándole la adecuada protección a este órgano tan importante.

Calamar gigante. Fuente

Hasta ahora hemos visto varios ejemplos de calamares gigantes de ficción, pero quizás los más conocidos sean los clásicos Krakens de la literatura. En el clásico Moby Dick, en el capítulo 59, la tripulación del Pequod se encuentra con una monstruo de aspecto de pulpo y un gran tamaño, al que llaman "El gran calamar vivo", según los protagonistas, pocos balleneros lo han visto alguna vez y han regresado a sus puertos para contarlo. El narrador de la historia, Ishmael, habla de "El gran Kraken", un ser descrito por el obispo Erick Pontopiddan, un teólogo y naturalista danés. Pontopiddan dedicó gran parte de su obra a la Teología, pero también publicó numerosas obras sobre Zoología y es considerado el fundador de la zoología danesa. En su obra "Historia natural de Noruega" habla del Kraken, donde comenta que por su aspecto externo pertenece al mismo grupo de animales que las sepias y calamares. A pesar de que también se recuerda a Pontopiddan como criptozoólogo, en este aspecto del Kraken acertó bastante con la realidad de los calamares gigantes.

Calamar gigante. Fuente

Otra novela clásica que muestra calamares gigantes, esta vez sin llamarle Kraken, es Veinte mil leguas de viaje submarino, donde el mítico Nautilus se encuentra con, nada más y nada menos, ocho calamares gigantes de al menos ocho metros de longitud, que describen con todo lujo de detalles, desde el cuerpo, el pico o los tentáculos con sus correspondientes ventosas. En el encuentro ocurre no muy lejos de las islas Canarias, al nordeste de Tenerife.

El Nautilus siendo atacado por un calamar gigante. Fuente

Hasta ahora hemos hablado de varias visiones cinematográficas, animadas y literarias de calamares gigantes, pero de cefalópodos reales solo hemos mencionado una especie, por lo que es el momento de dejar de hablar del calamar gigante, Architeuthis dux, para pasar a comentar sobre el calamar colosal, Mesonychoteuthis hamiltoni. Este impresionante animal también es llamado cranquiluria antártica, por la zona donde habita, y se considera la especie de calamar más grande, con un tamaño comprendido entre 12 y 15 metros, aunque estos datos son estimaciones basadas en ejemplares más pequeños sin desarrollar al completo que se han encontrado. El mas grande del que se tiene constancia mide unos 4,5 metros y se encontró en el estómago de un cachalote. Hasta el momento solo se han encontrado seis ejemplares de esta especie, que se distingue bastante bien por su forma del calamar gigante, pero de confirmarse estos datos, se convertiría en el animal invertebrado mas grande que se conoce.

Dibujo de un calamar colosal. Fuente

En cuanto a sus características, a pesar de tener cierto parecido con Architeuthis dux, el calamar colosal posee ojos y pico mucho más grandes. De hecho, el pico es una de las referencias más sencillas para identificar y separar a estas dos especies de calamares. Se sabe que aproximadamente el 14% de los picos de cefalópodos encontrados en el estómago de cachalotes corresponden a esta especie. Pero los cachalotes no son los únicos que comen calamares gigantes y colosales, sino que éstos también pueden ser presas de otros animales como elefantes marinos, zifios y calderones. El caso es que solo los animales de tamaño excepcional pueden alimentarse de los ejemplares más grandes de estas especies de cefalópodos y por ello casi siempre se habla solo de los cachalotes. El tiburón dormilón del Pacífico, Somnius pacificus, es una especie de tiburón de gran tamaño, entre 4 y 7 metros de longitud, en cuyo estómago se han encontrado picos de calamares de gran tamaño. El cuerpo del calamar colosal es más ancho y robusto, y también más pesado. El cuerpo del calamar colosal es más largo y los tentáculos más cortos que los del calamar gigante, y la forma de ambos animales también difiere.

Comparación entre el calamar colosal y el calamar gigante. Fuente

El enorme tamaño de estas especies de calamares que estamos considerando aquí tiene su explicación biológica en el llamado gigantismo abisal, que es un proceso evolutivo por el cual animales que habitan en aguas muy profundas tienden a aumentar su tamaño con respecto a sus parientes que habitan en otros lugares, que suelen ser más pequeños. Además del calamar gigante y el colosal, otros ejemplos son el cangrejo araña japonés, Macrocheira kaempferi, que puede medir hasta 4 metros; el pulpo de siete brazos, Haliphron atlanticus, también con unos 4 metros; o el rey de los arenques, Regalecus glesne, con unos 11 metros aproximadamente. No se sabe exactamente cual es la razón por la que se produce el gigantismo abisal, pero es posible que sea el resultado de la adaptación a una mayor escasez de recursos y alimentos, que produce el retraso de la madurez sexual y por lo tanto el consiguiente aumento de tamaño. Es posible que la mayor presión o la menor temperatura influyan también. se produce como resultado de la adaptación a la mayor escasez de recursos y alimentos (por lo tanto, que retrasan la madurez sexual y el consiguiente aumento de tamaño), la mayor presión, la menor temperatura, o por otras razones.

Zona abisal. Fuente

Esta claro que las referencias a estos enormes seres son constantes en la cultura popular y ya sabemos que la inspiración la encontramos en la naturaleza. Aquí hemos comentado algunos ejemplos de calamares gigantes, tanto en la vida real como en la ficción, pero no quiero terminar sin mencionar que en Juego de tronos también hay referencias al Kraken, ya que el emblema de la casa Greyjoy es un calamar gigante dorado, que acompaña los estandartes de esta casa noble venida a menos. Hay muchos más ejemplos de la influencia del Kraken en la cultura popular, como cuando Sheldon Cooper lo menciona en varios episodios de The Big Van Theory; aparece en multitud de videojuegos, como los míticos Age of Mithology, Call of Duty, Tomb Raider o Final Fantasy; es el título de un par de canciones; e incluso hay un poema del poeta victoriano Alfred Lord Tennyson dedicado a este monstruo sin par:

"Below the thunders of the upper deep,/ Far, far beneath in the abysmal sea, /His ancient, dreamless, uninvaded sleep./ The Kraken sleepeth: faintest sunlights flee/ About his shadowy sides; above him swell/ Huge sponges of millennial growth and height;/ And far away into the sickly light,/ From many a wondrous grot and secret cell/ Unnumbered and enormous polypi Winnow with giant arms the slumbering green./ There hath he lain for ages, and will lie/ Battening upon huge sea worms in his sleep,/ Until the latter fire shall heat the deep;/ Then once by man and angels to be seen,/ In roaring he shall rise and on the surface die." The Kraken 
"Bajo los truenos de las superficie, en las grietas del mar abismal/ el Kraken duerme su antiguo sueño sin sueños./ Pálidos reflejos se agitan alrededor/ de su oscura forma;/ vastas esponjas de milenario crecimiento y altura/ se inflan sobre él, y en lo profundo de la luz enfermiza,/ pulpos innumerables y desmedidos baten/ con brazos gigantescos/ la verdosa inmovilidad,/ desde secretas celdas y grutas maravillosas./ Yace ahí desde siglos,/ y yacerá,/ cebándose dormido de inmensos gusanos marinos/ hasta que el fuego/ del Juicio Final consuma la hondura./ Entonces, para ser visto una sola vez por hombres y por ángeles,/ rugiendo surgirá y morirá en la superficie." El Kraken
El Kraken Greyjoy. Fuente

En esta celebración de Halloween, en la que estamos tan acostumbrados a ver monstruos como los zombies, los vampiros, los fantasmas y los esqueletos, hemos querido hablar de un monstruo diferente, más lejano, uno que habita en el fondo del mar, pero que es tan terrible y fascinante como todos los demás. No veremos a muchas personas disfrazadas de Krakens, pero cuando lo veamos en algún relato de ficción, siempre podremos recordar que los monstruos reales pueden ser tan alucinantes, horribles y espeluznantes como los de las leyendas, y que simplemente buscando e investigando, la naturaleza y la Ciencia, serán los mejores contadores de historias de terror en la Noche de Halloween.

----------------
Referencias:

- Kubodera, T., & Mori, K. (2005). First-ever observations of a live giant squid in the wild. Proceedings of the Royal Society of London B: Biological Sciences, 272(1581), 2583-2586.
- Roper, C. F., & Boss, K. J. (1982). The giant squid. Scientific American, 246(4), 96-105.
- Norman, M. D., & Lu, C. C. (1997). Sex in giant squid. Nature, 389(6652), 683.
- Nilsson, D. E., Warrant, E. J., Johnsen, S., Hanlon, R., & Shashar, N. (2012). A unique advantage for giant eyes in giant squid. Current Biology, 22(8), 683-688.
- Rodhouse, P. G., & Clarke, M. R. (1985). Growth and distribution of young Mesonychoteuthis hamiltoni Robson (Mollusca: Cephalopoda): an Antarctic squid. Vie Milieu, 35(3/4), 223-230.
- Clarke, M. R., & Prince, P. A. (1981). Cephalopod remains in regurgitations of black-browed and grey-headed albatrosses at South Georia. BAS Bulletins, 54, 1-7.

No hay comentarios:

NUBE DE ETIQUETAS

animales (275) ciencia (113) blog (80) biología (77) animación (62) anatomía (61) película (61) ilustraciones (59) pelicula (58) películas (58) arte (57) vídeo (56) evolución (55) blogs (47) estadísticas (45) ilustración (45) peliculas (45) aves (44) series (38) biologia (37) ilustradores (37) insectos (37) comic (36) dibujos (35) fotos (32) libros (32) blogueando (29) video (28) cómics (27) comics (26) fotografia (26) vocabulario (24) biocabulario (23) dinosaurios (23) dibujo (22) darwin (21) ciencias (20) viñetas (20) maquetas (19) música (19) geología (18) premio (16) Manu (15) educación (10) medio ambiente (10) entomología (9) agua (8) célula (8) zoologia (8) imágenes (7) Marta (5) geocabulario (4)