lunes, 29 de junio de 2015

Pueblos con nombres de animales (7). Ciervo

De nuevo volvemos a hablar de pueblos con nombres de animales, y esta vez vamos a dedicar otra vez el post a los mamíferos. Ya van quedando menos, pero aún hay algunos y en La Ciencia de la vida los vamos a seguir conociendo poco a poco. 

Los pueblos que veremos hoy son: Villar de Ciervo, Villaciervos, Villardeciervos, Cervera, Cervera de la Cañada, Ciruelos de Cervera, Espinosa de Cervera, Vegacervera, Cervera de Pisuerga, Cervera de los Llanos, Cervera de los Montes, Cervera del Maestre, Cervera de Buitrago, Cervera del Río Alhama, Cerveruela, Cervatos de la Cueza, Cervelló, Cervià de Ter, Cervià de les Garrigues y La Cierva.

Ciervo. Fuente




#70. Villar de Ciervo (Salamanca). Este pueblo fue fundado durante la Edad Media, entre los siglos XII y XIII y su nombre deriva del termino Villar, que significa pueblo en la lengua leonesa. De ciervo, podría hacer referencia a la gran cantidad de estos animales que habría por la zona en la época de su fundación y a su importancia como pieza de caza mayor.

Un majestuoso ciervo en el escudo de Villar de Ciervo. Fuente

Pero también hay una leyenda, con ciervos como protagonistas, asociada a este topónimo que dice lo siguiente: 

De camino hacia Portugal por tierras de Ciudad Rodrigo, el rey D. Juan II de Castilla y su séquito acamparon en un paraje al oeste del río Águeda, unas tres leguas después de cruzarlo por el vado la viña.
Ya era oscurecido y en el ajetreo de la acampada su hija, la princesa Isabel, se alejó de la comitiva perdiéndose en el campo. El temor y la confusión fueron grandes pues por la zona abundaban los salteadores de caminos y peligrosas alimañas.
Como no aparecía, la preocupación fue en aumento elevándose rezos a la Virgen María, que se había aparecido milagrosamente en el año de 1384 en un valle cercano al campamento.
Durante las oraciones el rey se quedó dormido y soñó que, estando de caza perseguía un ciervo por una vereda hasta una puente, donde se detuvo. Al intentar matarlo un resplandor cegó sus ojos y al abrirlos se encontró milagrosamente ante la Nuestra Señora, que le demandó no herir al ciervo si quería hallar con vida a su hija.
Al amanecer, cuando despertó, encontraron al venado del sueño y lo siguieron hasta la puente donde se paró; debajo, dormida sobre el pasto, apareció la princesa sana y salva. Ordenó D. Juan II que el lugar se denominara a partir de entonces, Villar de Ciervo.
Corría el año 1458 cuando Isabel, nombrada heredera de Castilla por su hermanastro Enrique IV, mandó que se edificara una capilla con un camerino en honor de la Virgen, bajo la advocación de Nuestra Señora del Valle; y que se eximiera a los habitantes de la zona del pago de impuestos.
Al subir al trono en el Año del Señor de 1474, Isabel “la Católica” como agradecimiento a la ayuda prestada por los cervatos en su lucha contra Doña Juana “la Beltraneja”, confirmó el topónimo de Villar de Ciervo para el mencionado lugar dotándolo de realengo y con escudo de armas, en el que figura “un ciervo sobre una puente”.

#71. Villaciervos (Soria). Este municipio de menos de 100 habitantes aparece por primera vez nombrado durante la Edad Media y entonces era conocido como Villacierbos de Arriba. Posteriormente,  en 1270, su topónimo pasó a ser Villa ciervos de yuso, un nombre bastante descriptivo que indica la presencia de ciervos en la zona. Su traducción sería Villa con ciervos de abajo. Cuando la localidad se constituyó en municipio constitucional, pasó a ser conocida como Villaciervos. Su pedanía se conoce como Villaciervitos.

Villaciervos. Fuente

#72. Villardeciervos (Zamora). Los orígenes del pueblo se encuentran en la Peña del Castro, lugar donde su ubicaba un castro astur que estuvo habitado entre los siglos VIII y I a. de C. En el siglo IV a.C. llega el uso del hierro y la cerámica, siendo entonces cuando se configura la muralla según los restos que se puede observar en la actualidad, dotándose de una torre defensiva que domina el castro. Tras la conquista romana del territorio astur en el siglo I. a. C. el castro se abandona y la población del término pasa a ubicarse en el llano. Hasta la Edad Media no volvemos a tener noticias de la población, es con la primera mención escrita, en 1155, como Villar de Cervos

Estatua homenaje al ciervo en una plaza de Villardeciervos. Fuente

Los habitantes de Villardeciervos, llamados cervatos, combatieron a los franceses, a los que quitaban sus ropas, mediante guerra de guerrillas, y las usaban para entrar en sus campamentos y diezmarlos desde dentro. Por ello, este hecho es conocido históricamente como la francesada cervata. El ciervo también aparece en el escudo de la localidad.


Escudo de Villardeciervos. Fuente


#73. Cervera (Lleida). Hay varias localidades en la Península que llevan este mismo nombre, como veremos a continuación, y todas ellas derivan de ciervo, Cervus, mediante el sufijo -era, que suele emplearse en topónimos de origen animal, como por ejemplo Cabrera, y que tendría el significado de Lugar de ciervos. El escudo de este pueblo de origen mediaval, nos muestra dos ciervos, corroborando el significado etimológico del nombre.

Dos ciervos en el escudo de Cervera. Fuente

#74. Cervera de la Cañada (Zaragoza). El mismo significado de lugar de ciervos, encontramos en este pueblo de Zaragoza de unos 300 habitantes. De origen medieval, era conocido en un principio simplemente como Cervera, para posteriormente, en 1834 pasar a llamarse Cervera de Aniñón, y ya en 1857, conseguir su nombre actual de Cervera de la Cañada.  

Cervera de la Cañada. Fuente

#75. Ciruelos de Cervera (Burgos). Con una población de unos 100 habitantes y en continuo decrecimiento, nos paramos ahora a fijarnos en la población de Ciruelos de Cervera, con una doble referencia, tanto a los árboles frutales, como a los animales que abundaban por la zona en la época de su nacimiento, posiblemente después de ser repoblada tras la reconquista. Su escudo contiene ambos símbolos, vegetal y animal, con el ciervo paseando bajo el ciruelo.

Escudo de Ciruelos de Cervera. Fuente

#76. Espinosa de Cervera (Burgos). Esta población, también pequeña y en torno a los 100 habitantes, toma su nombre de las plantas espinosas que habría en la zona en su origen, del que se tienen pocos datos. En el Censo de Vecindarios de la Corona de Castilla que se realizó en 1591 se encuentra bajo la denominación de Espinossa de Ceruera, y es posible que el nombre también haga alusión a la elevación llamada Peña Cervera, que se encuentra cerca de la población, y en la que probablemente habría gran abundancia de ciervos en la antigüedad. En este caso no podemos ver un ciervo en el escudo, pero si aparecen tanto las astas de un venado, como una rama espinosa.

Astas de venado en el escudo de Espinosa de Cervera. Fuente

#77. Vegacervera (León). Hay vestigios de castros en la zona, restos de asentamientos de los astures, y de la época romana hay pocas pistas, quedando solo algunos puentes y calzadas. Las principales referencias de Vegacervera nos llegan de la Edad Media, época de la que quedan varios documentos sobre repoblaciones, concejos vecinales y otros. El origen del nombre, como en las poblaciones anteriores hace referencia a la abundancia de ciervos en la zona de la vega de los ríos que rodean el lugar donde se asienta dicho pueblo.

Localización de Vegacervera en la provincia de León. Fuente

#78. Cervera de Pisuerga (Palencia). Es un municipio palentino, formado por 24 pueblos y con aproximadamente unos 3000 habitantes. Posiblemente el nombre de Cervera derive de Cervaria, en alusión a la gran cantidad de ciervos que poblaban en tiempos antiguos sus bosques. Era uno de los pasos de obligado tránsito para los romanos, a través de una calzada que unía la Meseta con las tierras cántabras. En el año 818, se nombra a la localidad como Cirbaria, tal como queda recogido en la fundación del monasterio de San Pedro de Naroba. También lleva el ciervo en su escudo.

Escudo de Cervera de Pisuerga. Fuente

#79. Cervera de los Llanos (Cuenca), #80. Cervera de los Montes (Toledo) y #81. Cervera del Maestre (Castellón). En todas estas localidades, a pesar de encontrarse en distintas provincias, nos encontramos con el mismo origen, ya comentado anteriormente para el término Cervera, derivado del latín cervus que significa ciervo más el sufijo abundancial en arius, -a que significa villa o tierra donde hay muchos ciervos, ya que este animal era abundante en estas zona en tiempos pasados.

Escudo de Cervera de los Montes. Fuente

Panorámica de Cervera del Maestre. Fuente

#82. Cervera de Buitrago (Madrid). Como en los casos anteriores, el nombre de Cervera deriva de la palabra ciervo y de la abundancia de estos animales en estas tierras. Antiguamente existía una gran número de cérvidos en los cercanos bosques del Señorío de Buitrago, los cuales se desplazaban hasta las cercanías de Cervera aprovechando que era el primer lugar donde se deshacía la nieve y el último donde se ponía el sol. Es posible que este hecho fuera el detonante por el que se le dio a este lugar el nombre de Cervera. Surgió durante la repoblación cristiana, siendo pastores de Sepúlveda los encargados de repoblar y explotar la comarca. Los primeros datos escritos que podemos encontrar en torno a la historia de Cervera están íntimamente ligados a la persona de Miguel Díaz Peñacorba, natural de la villa de Buitrago, que fue un personaje importante en el proceso de colonización de algunos territorios sudamericanos. Cuando volvió a España, Díaz Peñacorba contrajo matrimonio con Doña Francisca de Hermosa, vecina de Cervera, y tras su fallecimiento, los restos de ambos pasaron a reposar en esta localidad. De ahí el añadido de De Buitrago al nombre de Cervera. No se sabe con exactitud cuando ocurrió esto, y al parecer el nombre anterior de la localidad era Santa María la Mayor.

Escudo de Cervera de Buitrago. Fuente

#83. Cervera del Río Alhama (La Rioja). Cervera del Río Alhama cuenta con unos 2500 habitantes en la actualidad, pero su origen se remonta al siglo III a. de C. Sus habitantes en aquella época eran una comunidad de pelendones, tribu dominante en esta zona, y, posteriormente, fue habitado por arévacos que ascendieron desde la meseta huyendo de los romanos. Tras estos, fueron las tropas romanas las que ocuparon la zona, para garantizar el tránsito de sus tropas hacia Astorga y, de éstas, hacia Numancia. En la descripción del escudo, en el que también aparece un ciervo, se lee lo siguiente: en la mitad superior un ciervo corriendo por los bosques y un frondoso árbol de frente; en la mitad inferior, un castillo roquero, coronado por un estandarte que hace alusión al estandarte de la Virgen del Monte, bordado por la mora cautiva de la leyenda, y en el lado derecho un cerro que parece ser el cerro de San Miguel. Se corona con un yelmo de caballero y alrededor de todo él, la leyenda Cervaria prope Cluniam, que significa Cervera cerca de Clunia, y se refiere a Contrebia Leukade una imporatnte ciudad antigua situada al lado de Inestrillas y Aguilar, pero que aparece en el escudo de Cervera por error de ubicación de dichas ruinas por parte de los estudiosos Domingo y Joaquín Traggia.

Escudo de Cervera del Río Alhama. Fuente

#84. Cerveruela (Aragón). Con el mismo origen que los anteriores pero en diminutivo, nos encontramos con Cerveruela, que procede de Cervera. Este diminutivo toponímico se encuentra documentado ya como Corberola en textos de 1205. También nos lo encontramos con los nombres de Cervera de la Huerba y Cervera de la Foz en textos de distintas épocas (1373 y 1409, respectivamente). El ciervo heráldico que ya hemos visto en otras localidades, también aparece en el escudo de Cerveruela.

Ciervo en el escudo de Cerveruela. Fuente

#85. Cervatos de la Cueza (Palencia). El topónimo se forma, por un lado, con la palabra Cervatos del latín cervus, y con el significado de ciervo menor de seis meses, aunque no es raro que tuviera el significado de corzo en la Edad Media, por otro lado, de Cueza, procede del germánico Goza, Gozan, con significado desconocido. En la zona llaman cuezas a los pequeños valles del terreno entre ondulaciones, donde se recogen las aguas de la lluvia. El escudo incorpora dos ciervos adultos con cornamenta perfectamente desarrollada, a pesar de querer hacer referencia a los cervatos.

Escudo de Cervatos de la Cueza. Fuente

#86. Cervelló (Barcelona). El origen del municipio de Cervelló lo encontramos en el castillo de Cervelló, que guardaba el camino de Ordal que llevaba el Penedès. Todo esto está documentado a principios del siglo X, cuando el castillo aún pertenecía al conde de Barcelona. Dando lugar posteriormente, este castillo, al linaje nobiliario de los Cervelló, que durante muchos siglos fueron propietarios de esta construcción y de las tierras que la rodeaban. En la documentación antigua aparece como Cervilione, y en su escudo también se puede ver un ciervo.

Escudo de Cervelló. Fuente

#87. Cervià de Ter (Girona). Los restos romanos que se han encontrado hacen suponer que en este lugar había habido una estación de la Vía Augusta, sin embargo, los orígenes históricos inmediatos hay que buscarlos en el castillo de Cervià que perteneció a los Condes de Girona. Proviene de la palabra cervus, en latín, y es el primero de los pueblos vistos hasta ahora que en vez de un ciervo macho presenta una cierva en su escudo.

Cierva en el escudo de Cervià del Ter. Fuente

#88. Cervià de les Garrigues (Lleida). Con el mismo origen que el anterior, nos encontramos a Cervià de les Garrigues, que proviene del antropónimo latino Cervianum , de cervus y del término prerromano Carrica , que quiere decir carrasca, encina o encina pequeña

Cervià de les Garrigues. Fuente

Garriga es el nombre de un tipo de ecorregión formada por formaciones vegetales que surgen en los biomas de los bosques mediterráneos. Estas formaciones son el resultado de la degradación del chaparral y otras comunidades vegetales, como bosques de quercineas, provocadas por la acción del hombre, ya sea por sobrepastoreo o por fuego. Es un hábitat degradado que en ocasiones sustituye a los encinares y otros robledales quemados o talados. El pueblo anterior se encuentra  en la comarca de la provincia catalana de Lérida denominada Las Garrigas, cuyo nombre hace referencia a esta formación.

Garriga. Fuente

#89. La Cierva (Cuenca). No existe mucha documentación sobre los orígenes de La Cierva, pero al parecer ya existía un pequeño poblado pastoril en la Edad del Bronce. Con certeza se puede confirmar la invasión musulmana en este pueblo en el año 900 d.c, pero serían pequeños asentamientos musulmanes que no llegaron a formar ni tan siquiera una aldea. Es quizás a finales del siglo XVI o principios del XVII, con la formación de grandes ciudades como Madrid, Toledo, o Cuenca, cuando se hacen necesarias ciertas materias primas para el abastecimiento de las mismas. Muchas familias decidieron asentarse en lo que es actualmente el pueblo de La Cierva, entonces aldea. Fueron atraídos por el descubrimiento de unas minas de mármol y jaspe cercanas al pueblo, que se explotaron hasta finales de 1700 y que eran de reconocido prestigio por su calidad en toda España. No he encontrado referencias al porqué de ese nombre, pero el escudo de la población también lleva una hembra de ciervo, es decir una cierva, honrando a su nombre.

Una cierva en el escudo de La Cierva. Fuente

Hablemos ya para terminar el post de los ciervos como animales, ya que han sido los protagonistas de los nombres de todos los pueblos que hemos conocido hoy.

El ciervo común, también llamado venado o ciervo europeo, recibe el nombre científico de Cervus elaphus, y se encuentra ampliamente distribuido por todo el hemisferio norte. Esta especie presenta un marcado dimorfismo sexual, siendo las hembras, las ciervas, más pequeñas y menos corpulentas que los machos (algunos alcanzan hasta los 200 kg) y la diferencia más importante es que las hembras nunca presentan cuernas. Los machos presentan cornamentas bastante llamativas e impresionantes que renuevan cada año y, en algunas subespecies, una densa melena de pelo oscuro en cuello y hombros. Las crías se llaman cervatos o cervatillos, valiendo esta denominación para animales de menos de 6 meses.

Macho y hembras de Cervus elaphus. Fuente

La subespecie ibérica, Cervus elaphus hispanicus, es un poco más pequeña que otras subespecies, pero aún así es un animal que ha estado muy presente en la Península Ibérica desde tiempos pasados, como hemos podido comprobar por la gran cantidad de topónimos dedicados a él que existen en nuestros pueblos. 

Cierva y cervato de Cervus elaphus hispanicus. Fuente

----------------
Referencias:

- Riubu.

----------------
Entradas relacionadas:




2 comentarios:

Alucard Saeba dijo...

Una observación: el gentilicio de palencia es palentino, no "palenciano" (lo has puesto mal en la parte de Cervera de Pisuerga). :D

Carlos Lobato dijo...

Muchas gracias por la corrección Alucard. Ya está arreglado. ;)

NUBE DE ETIQUETAS

animales (256) blog (72) ciencia (69) anatomía (59) ilustraciones (58) pelicula (58) animación (57) película (56) arte (54) películas (54) biología (52) vídeo (50) blogs (47) evolución (47) estadísticas (45) peliculas (45) ilustración (44) biologia (37) aves (36) comic (36) ilustradores (36) series (35) dibujos (33) insectos (33) fotos (32) blogueando (29) video (28) comics (26) cómics (26) fotografia (26) vocabulario (24) biocabulario (23) dinosaurios (23) dibujo (22) viñetas (20) música (19) ciencias (18) darwin (18) libros (18) maquetas (17) premio (16) Manu (15) geología (12) educación (9) entomología (9) medio ambiente (9) zoologia (8) agua (7) célula (7) imágenes (7) Marta (5) geocabulario (4)