lunes, 28 de noviembre de 2016

Huevos peculiares

No es la primera vez que hablo de huevos, puesto que en la edición 2015 de Naukas Bilbao tuve la suerte de poder hacer una conferencia a dúo con mi amigo y gran divulgador Eugenio Manuel Fernández, en la que estuvimos 20 minutos dialogando sobre huevos. Y es qué aunque en aquella charla surgieron muchas otras cuestiones científicas, los huevos eran el hilo conductor de la ponencia y el resultado fue, a nuestro entender y al de mucha gente que nos escuchó, tremendamente divertido y didáctico. Bueno, pues hoy toca de nuevo hablar de huevos y lo vamos a hacer explicando un poco sobre esta estructura y mostrando después algunos ejemplos de huevos mas o menos llamativos y peculiares. Adelante pues; empezamos tras el salto.

Huevo de gallina. Fuente



Un huevo es una estructura redondeada, o más bien, ovoide generalmente, de tamaño y dureza variables, que las hembras de diversos grupos de animales producen, y que protege al embrión que se forma tras la fecundación. Los animales que ponen huevos son llamados ovíparos y su desarrollo se lleva a cabo dentro de esta estructura. También existen los llamados ovovivíparos, que se desarrollan dentro de huevos, pero estos permanecen en el interior del cuerpo de la hembra hasta que eclosionan. Entre los animales ovíparos se encuentran la mayoría de artrópodos e invertebrados, muchos peces, anfibios y reptiles, todas las aves, e incluso algunos mamíferos, como es el caso de los monotremas.

Dibujo de un ovoide. Fuente

La imagen del  huevo calcificado que se nos viene a la cabeza cuando lo nombramos poco tiene que ver con los huevos que ponen los invertebrados y vertebrados como los peces o anfibios, puesto que estos son blandos. De los huevos de animales invertebrados, por la gran variedad de estos que existen y las grandes diferencias entre los muchos grupos que se incluyen en esta denominación, no vamos a hablar en este post, y nos vamos a referir solo a los huevos de los vertebrados.

Huevos de un invertebrado, Murgantra histrionica. Fuente

Los vertebrados más primitivos ponen huevos sin cascara, como bien acabamos de decir, que son llamados huevos anamniotas, por carecer de una capa que recubre al embrión, y que recibe el nombre de amnios. Estos huevos pueden desarrollarse perfectamente sin esta capa, pero para ello tienen que estar en el agua, y de hecho los grupos que los ponen tienen dependencia total del agua para reproducirse. En este medio, el huevo puede liberar a través de su membrana las sustancias de desecho como el amoniaco que serían tóxicas de acumularse dentro del huevo.

Huevos anamniotas. Fuente

La aparición del huevo amniótico, es decir, con cáscara, supuso un gran avance evolutivo que permitió a los organismos que los desarrollaban independizarse del agua, puesto que cuentan con características para sobrevivir perfectamente en tierra, entre las que se incluyen una cascara dura, robusta, pero porosa, que lo protege de la desecación y del ataque de ciertos organismos, así como un alantoides en su interior, que facilita la respiración y proporciona un lugar para depositar los desechos que se van produciendo durante el desarrollo. El alantoides es una membrana que se forma por evaginación del aparato digestivo del feto o embrión. En reptiles y aves, el alantoides tiene funciones respiratorias y excretoras, como dijimos antes, ya que actúa como un depósito de desechos nitrogenados, como pueden ser cristales de ácido úrico. 

Huevo de cocodrilo. Fuente
Leyenda: 1. Cáscara de huevo. 2. Saco vitelino. 3. Yema (nutrientes). 4. Vasos. 5. Amnios. 6. Corion. 7. Espacio aéreo. 8. Alantoide. 9. Albúmina (clara de huevo). 10. Saco amniótico. 11. Embrión de cocodrilo. 12. Líquido amniótico

Las partes principales de un huevo son la cáscara, la clara o albumen y la yema. El albumen o clara del huevo (lo blanco del huevo) es la parte líquida que está formada por agua con proteínas disueltas, entre las que se encuentran mayoritariamente la ovoalbúmina, entre otras como las flavoproteínas o la avidina. La yema (lo amarillo del huevo) se encuentra rodeada por la clara y sujeta por un conjunto de cadenas de proteínas denominado chalaza. Antes de que el huevo sea fecundado, la yema representa un único óvulo y está compuesta por el disco germinal y el vitelo. El disco germinal, que se encuentra muy reducido, procede del núcleo del óvulo y es donde comienza a desarrollarse el embrión si ha habido fecundación. El vitelo, que procede del citoplasma del óvulo original, es una reserva de nutrientes. El resto de partes del huevo lo podemos observar en el siguiente esquema y entre ellos destacan el amnios, el corion, la membrana vitelina y el alantoides, todas ellas capas o envolturas fetales caracteristicas del huevo amniota.

Partes de un huevo. Fuente
Leyenda: 1. Cáscara. 2. Membrana externa. 3. Membrana interna. 4. Chalaza. 5. Albúmina exterior (albúmina exterior delgada). 6. Albúmina media (albúmina interior de grosor). 7. Membrana vitelina. 8. Núcleo de halago. 9. Disco germinal (blastodermo). 10. Yema amarilla. 11. Yema blanca. 12. Albúmina interior. 13. Chalaza. 14. Cámara de aire. 15. Cutícula

Y para terminar nos queda la cáscara, en la que nos centraremos ahora para hablar de los diferentes tipos que existen y sus peculiaridades. La cáscara de los huevos de réptil es blanda, resistente pero blanda y deformable, pero perfectamente adaptada para ser puestos en tierra firme sin que se produzca deshidratación. De hecho, fue en este grupo, en los reptiles donde ocurrió esta revolución, la aparición del huevo amniota, con cáscara, que permitió a los vertebrados expandirse por medios terrestres sin tener que volver al agua a realizar la puesta, como ocurría con los anfibios. En cuanto a las aves, la estructura que compone la cáscara de huevo suele variar según las especies, y se puede decir que es una matriz de proteínas mezclada con cristales de minerales, normalmente compuestos como el carbonato de calcio. De la cantidad de sustancias minerales y de la naturaleza de éstas que tengan los huevos, así como del tamaño y grosor del huevo, dependerá su dureza o fragilidad.

Huevo amniótico. Fuente

Entre los huevos de reptiles y aves, sobre todo, existe una gran variedad, tanto en tamaño o forma, como en aspecto, aunque muchos de ellos tienen una característica forma ovoide, con un extremo redondeado y el otro más agudo. Esto se debe a que el huevo es forzado a través del oviducto, donde los músculos se contraen en la parte de atrás, empujando al huevo. En esos momentos todavía la cáscara es deformable y blanda, por lo que adquiere esta forma oval caracterísitca. Una vez puesto y endurecido, esta forma característica también presenta ventajas, como la de ocupar el espacio dentro del nido de foma más eficiente, evitar los vuelcos o las posturas aleatorias, o que ruede fácilmente fuera del nido. También es destacable la gran resistencia que ofrece la cascara a las presiones dirigidas desde los polos, que evitan que este se rompa, por ejemplo cuando la madre o el padre están encima de los huevos empollándolos. Esto nos los explicó perfectamente en la charla el gran Eugenio Manuel Fernández, comparando los huevos con los arcos de medio punto que se usan en diferentes construcciones. 

Resistencia de los huevos. Imagen de la charla Por mis huevos

Arcos de medio punto. Imagen de la charla Por mis huevos

Fijémonos ahora que ya hemos hablado, muy por encima, de algunas de las características principales de los huevos, en el aspecto que tienen algunos, viendo ejemplos de huevos de especies concretas que seguro que llamarán nuestra atención. Aparecerán unos cuantos que son más conocidos, pero otro estoy seguro de que sorprenderán a los lectores tanto como a mí:

#1. Huevo amniota más grande de un ser actual. Evidentemente y como bien has imaginado, se trata del huevo de avestruz, Strutio camelus, una gran ave no voladora, cuyas hembras ponen huevos de aspecto ovalado, y color blanco granulado, que puede medir entre 15 y 18 cm de altura, con un diámetro de unos 10 a 15 cm. Su peso varía entre 8000 y 1500 g, es decir casi un kilo y medio de huevo, lo que equivale a unos 24-25 huevos de gallina, para que nos hagamos una mejor idea. De hecho su sabor también es parecido al del huevo de gallina, y con uno solo podemos hacer una tortilla para que unas 12 personas coman bien. Eso sí, para cocerlo podemos tardar más o menos unas dos horas.

Peso de los huevos de algunas aves, entre ellos el de avestruz. Imagen de la charla Por mis huevos

#2. Huevo amniota más grande de un ave extinta. Pero si hablamos de huevos enormes, tenemos que irnos a aves extintas y, como no, a los dinosaurios. De estos hablaremos en un momento, pero si nos quedamos en las aves, es obligatorio citar al llamado pájaro elefante de Madagascar, el Aepyornis, que es un género de aves estrutioniformes, de tamaño y aspecto parecido a los Moas neozelandeses. Los Aepyornis podían medir hasta 3 metros de altura y pesar hasta 500 kg, y se extinguieron en el siglo XVII. Sus huevos tenían un diámetro de unos 34 cm para el eje mayor y unos 24,5 cm para el menor. El volumen del huevo es de aproximadamente 160 veces mayor que el de un huevo de gallina.

Comparación del tamaño de un huevo fósil de Aepyornis con el de un avestruz y el de un colibrí. Imagen de la charla Por mis huevos
Comparativa de tamaño de Aepyornis con un humano. Fuente

#3. Huevo amniota más grande de todos los tiempos. Efectivamente, se trata del huevo de un dinosaurio, no podemos tener la certeza total, pero es el huevo más grande que se ha encontrado. su tamaño ronda los 50 centímetros de circunferencia en su eje mayor y pertenece a alguna especie de gigantoraptor. Concretamente el nombre científico que se le ha dado a esta especie es Macroelongatoolithus carlylensis, que se puede traducir por "enorme y largo huevo fósil". Aunque por regla general suelen medir unos 34 cm de largo por 11 cm de ancho, se han encontrados huevos fosilizados más grandes, de unos 60 cm de largo y casi 20 de ancho. Efectivamente son huevos muy alargados. Hoy en día sabemos que los dinosaurios ponían sus huevos en nidos excavados en arena o en madrigueras, donde los incubaban y cuidaban de la misma manera que las aves actuales. Los de Macroelongatoolithus se han encontrado en grupos de hasta 26 huevos colocados en un anillo circular de unos 2-3 metros de diámetro.  

Huevos de un gigantoraptor. Fuente

Reconstrucción de un nido de gigantoraptor. Fuente

#4. Huevo anamniota más grande conocido. En este caso nos tenemos que ir al grupo de los tiburones, para encontrarnos con un tiburón muy peculiar, el enorme tiburón ballena, Rhincodon typus, que no es otro que el pez existente más grande del mundo, con aproximadamente 12 m de longitud. Sus huevos suelen rondar los 20 cm de longitud e incluso superar estas medidas y llegar hasta los 30 cm. Estos animales, como otras especies de tiburones, son ovovivíparos, es decir, sus huevos permanecen en el interior de las hembras, hasta que eclosionan y las crías son liberadas al exterior. 

Huevo y cría de tiburón ballena. Fuente
Tiburón ballena al lado de un buzo. Fuente

#5. Huevo de ave más pequeño conocido. Este record lo ostenta un colibrí, concretamente el zunzuncito, Mellisuga helenae, que pone el menor huevo de ave que se conoce, siento también el colibrí más pequeño que conocemos, con unas medidas de alrededor de 5 cm del pico a la cola, y un peso de aproximadamente 1,8 g. Los huevos que ponen sus hembras son aún más pequeños: imaginen un huevo que pesa solo medio gramo y visualizarán el huevo del zunzuncito. Harían falta unos 3500 huevos de este colibrí para hacer una tortilla como la que mencionamos antes al hablar del avestruz.

Huevos de zunzuncito. Fuente

#6. Huevo de reptil más pequeño conocido. Posiblemente se trate de los huevos del camaleón Brokesia micra, que habita en algunos islotes de Madagascar, teniendo este pequeño reptil una longitud hocico-cloaca de 16 mm, y una longitud total de como máximo 30 mm. El tamaño de los huevos puesto por algunas hembras que se ha registrado, es de hecho grande para un animal tan pequeño, pero no deja de ser un huevo diminuto: tiene un diámetro de 5,8 mm en su eje mayor y 3,5 mm en el menor. Pero estos valores hay que tomarlos con cautela, porque dentro del género Brokesia los tamaños de huevos pueden variar, ya que a menudo dicho tamaño aumenta significativamente después de su puesta debido sobre todo a la humedad.

Hembra de Brookesia y huevos. Fuente

#7. Huevos falsificados. Si hablamos de un experto en falsificación de huevos en el reino animal tenemos que referirnos al ave parásita por excelencia, el cuco, Cuculus canorus, cuyas hembras son capaces de poner huevos muy parecidos a los de la especie que parasita. Se sabe que los cucos pueden colar sus huevos en los nidos de unas 100 especies diferentes, pero esto no quiere decir que las hembras sean capaces de producir huevos de diferente forma, color y moteado, sino que se especializan en las especies que pongan huevos lo más parecidos posible a los suyos. La forma de vida de los cucos es muy interesante, y da para dedicarle un post entero a ellos solos, pero no son los únicos pájaros parásitos que actúan de esta forma, ya que podemos encontrar muchas especies más que utilizan esta estrategia del parasitismo de puesta, como el críalo, Clamator glandarius, y el porrón osculado, Bucephala clangula

Huevos de cuco con diferente aspecto. Fuente

#8. Huevos de porcelana azul brillante. Los tinamús son unas aves centro y sudamericanas que se caracterizan por poner huevos lo bastante extravagantes y peculiares como para estar en esta lista. Son conocidos también por el nombre de martinetas o perdices, por su parecido convergente con las perdices del viejo mundo. El tinamú grande o tinamú mayor, Tinamus major, es un ave de color pardo, poco llamativa y que pasa perfectamente desapercibida en el suelo, pero sin embargo sus huevos son de un bonito color azul brillante y liso que recuerda mucho a la porcelana. Además estos huevos poseen la particularidad de que cambian de color dependiendo del ángulo con el que se les mire. Son los primeros huevos de ave con iridiscencia que se han documentado en la literatura científica. Pero ¿por qué un ave que pretende pasar desapercibida pone huevos tan brillantes y llamativos que pueden ser fácilmente vistos por sus depredadores? Se piensa que esto puede tener relación con el hecho de que múltiples hembras ponen sus huevos en el mismo nido, que después son incubados por un solo macho. Como el brillo y el color se desvanecen en el proceso de incubación, las hembras lo pueden usar como señal para determinar la edad de los nidos, y así escoger aquellos que aún no han empezado a incubarse. 

Huevos de tinamú mayor. Fuente

Huevo de tinamú grande. Fuente

#9. Huevos parecidos a aceitunas gordales. En realidad es a estos a los que yo quería llegar, puesto que son los que han inspirado este post. Mi amigo Álvaro Luna publicó una foto de un nido de Eudromia elegans, una martineta argentina emparentada con los tinamús anteriores, de hecho también se le llama tinamú crestado, cuyos huevos me recordaron a un puñado de aceitunas gordales de mi tierra. Al igual que los anteriores, son huevos de color llamativo, en este caso verde, muy lisos y brillantes, y la explicación puede ser la misma que hemos dado en el punto anterior. Pero también podría tratarse de que las hembras usan sus huevos brillantes para chantajear a los machos, forzándolos a estar más atentos al ocultarlos de los depredadores. Según me cuenta el propio Álvaro, tras la conversación que tenemos a través de Facebook, cuando la cáscara de estos huevos se rompe, se vuelven de color violáceo. Otra especie de tinamú, como Crypturellus cinereus, el tinamú café, pone los huevos de un color violeta claro o salmón.

1. Huevos y pareja de Eudromia elegans.
2. Puesta de Eudromia elegans. Foto de Álvaro Luna. 3. Aceitunas gordales

#10. Huevos parecidos a un Kinder Sorpresa. Sí, han leído bien, también hay huevos que tienen todo el aspecto de estos famosos huevos de chocolate, los Kinder Sorpresa, que tantas veces habremos comido nosotros mismos en nuestra niñez y juventud. Y de nuevo tenemos que acudir a los tinamús para encontrar a las hembras que lo ponen. En este caso se trata de la especie Nothura maculosa, o tinamú manchado, o también llamado inambú común. Estas aves, que también habitan en Argentina, hacen sus nidos en depresiones en el suelo, bajo matas de pasto, donde ponen de 4 a 6 huevos de coloración marrón chocolate, aunque pueden variar hasta el rojo fuerte vinoso. De nuevo son los machos los que los incuban. Otra explicación, alternativa a las anteriores, para el brillo y la iridiscencia de los huevos de las distintas especies de tinamús puede ser un mecanismo de protección de los fetos en desarrollo, ya que la suavidad de la superficie previene que el agua pueda obstruir los poros que haría que cesara el intercambio de gases.

Huevos Kinder Sorpresa. Fuente

#11. Huevos decorativos. Los huevos de los casuarios, Casuarius casuarius, son de un color verde muy llamativo, pero con muchos poros, mientras que los de los emús, Dromaius novaehollandiae, son de color verde oscuro, casi negro. En ambos casos se trata de huevos muy atractivos, oscuros y grandes, rondando los 12 cm de longitud. Los huevos de estas dos aves australianas, simplemente vaciándolos y limpiándolos, se comercializan como elementos decorativos. Pero además hay un cierto tipo de artesanía ligados a ellos, puesto que se pueden trabajar, fabricando gran cantidad de elementos de artesanía como lámparas o cuencos. Además admiten muy bien la técnica del grabado, con resultados bastante espectaculares, ya que la cáscara está formada por tres capas, cada una de diferente color, siendo, en el caso del emú, la capa más profunda blanca, la intermedia de color azul-verdoso claro y la externa de color verde oscuro. Tan solo con cambiar la profundidad del grabado se logran diferentes colores. 

Huevo de casuario y de emú. Fuente
Emú con huevos. Fuente
Casuario. Fuente

#12. Huevo relativamente grandes. Hemos hablados de los huevos de algunas especies del grupo de las ratites, como los avestruces, los emúes o los casuarios, que pertenecen a este grupo porque no tienen quilla en su esternón, que es una estructura característica de las aves voladoras. Quilla es un término que también se aplica a los barcos y en latín, las naves que no tenían quilla recibían el nombre de ratis, y de ahí el nombre de este grupo de aves, las ratites. Pero aún no hemos hablado de un pequeño representante de este grupo de aves, los kiwis de Nueva Zelanda, que son unas aves bastante peculiares, sin cola, sin huesos huecos, con pequeñas alas vestigiales, con plumas parecidas al plumón y con un pico largo con orificios nasales único entre las aves. Existen actualmente tres especies de kiwis pertenecientes al género Apterix, que significa además literalmente, sin alas. Pero si el ave que ha inspirado el nombre de la fruta que llamamos kiwi, ya nos parece rara, la mayor de sus rarezas está en su reproducción, y en sus huevos. Se trata de los huevos más grandes existentes, en relación al tamaño del animal, significando éstos un 20 % de la masa total del animal. Estos huevos, además, contienen una mayor cantidad de vitelo que otros. Aunque es el macho el que empolla el huevo en el nido, ninguno de los dos progenitores alimenta a los polluelos posteriormente, y estos al nacer pueden alimentarse por su cuenta.  Estamos tentados a pensar que el enorme tamaño de estos huevos se debe a que los antepasados de los kiwis fueron agrandándolos evolutivamente por la ventaja de tener más vitelo, pero la interpretación correcta parece ser que es porque los kiwis actuales proceden de antepasados más grandes, que fueron encogiéndose conservando el tamaño original de los huevos. 

Huevo en el interior de una hembra de kiwi. Fuente
Hembra de kiwi con huevo. Fuente

#13. Huevos que no parecen huevos. Los tiburones y las rayas pertenecen al grupo de los peces cartilaginosos, y al contrario de lo que hacen la mayoría de los peces óseos, que tienen fecundación interna, ellos realizan la fecundación de sus huevos en el interior del cuerpo de la hembra. Para ello los machos cuentan con una modificación de sus aletas, llamadas claspers, que actúan a modo de pene para conducir el esperma hacia el interior de la hembra. Existen especies estrictamente ovíparas y especies ovovivíparas, pero la mayoría de ellas producen unos extraños huevos, que normalmente no identificaríamos como tales, si no los hemos visto previamente, de hecho a veces reciben el nombre de cápsulas, bolsas de sirena o bolsos del diablo. Hay cápsulas de diferentes formas, algunas de ellas son espirales para encajarse en grietas o enrollarse en estructuras del fondo marino, como las de los tiburones cornudos del género Heterodontus; otras son ovaladas y están cubiertas con fibras adhesivas que sirven para asegurarlas al fondo, como las de los hemiscílidos y tiburones cebra; mientras que otras son con forma de bolso con largos zarcillos en las esquinas que sirven para anclarlos a estructuras en el fondo del mar, como los de los esciliorrínidos, como las pintarrojas. El tamaño y los colores pueden variar según las distintas especies de tiburón, y no es raro encontrarse estas carcasas vacías en la playa, donde han sido arrastradas por las olas.

Cápsula espiral. Fuente

Cápsula espiral. Fuente
Cápsula con fibras. Fuente

Cápsula con zarcillos. Fuente

#14. Huevos de mamíferos. Aunque es de sobra conocido, existen mamíferos que ponen huevos, concretamente los monotremas, es decir, ornitorrincos y equidnas. Los ornitorrincos, Ornitorhynchus anatinus, ponen entre uno y tres huevos de tamaño pequeño y cáscara fina, coriácea y pegajosa, parecida a los de los reptiles, y un poco más redondeados que los de las aves. Estos huevos se desarrollan en el útero de la hembra durante unos 28 días, y tan solo están unos 10 días de incubación externa. Los huevos de los equidnas de los géneros Tachyglossus y Zaglossus, tienen una forma y aspecto parecido a los huevos de ornitorrinco.

Huevos de ornitorrinco eclosionando. Fuente

#15. Huevos de dragón. Bueno, aquí me he colado, está claro que estos últimos no existen, ya que los dragones son criaturas fantásticas, pero no quería terminar este recuento de huevos peculiares sin hacer mención a los preciosos huevos de dragón escamados que existen en varios mundos de ficción. Y tengo en mente ahora mismo los huevos de Juego de tronos que pudimos ver en la serie de televisión. Los huevos de los que nacieron Drogon, Viserion y Rhaegal eran huevos de un tamaño grande, con escamas de distinto color recubriendo toda su superficie, que coincidían con el color de las escamas de cada uno de los dragones que nacieron de ellos: uno negro, otro verde y otro de color crema. Estos huevos y estos dragones, podrán ser de mentira, pero a mí me vinieron estupendamente para formar parte de los problemas de genética que publiqué en Naukas, tanto aquí, como aquí. La forma de sus escamas, puntiagudas o redondeadas y el color de éstas, fueron dos características a tener en cuenta para realizar problemas de la Tercera Ley de Mendel. No existen en el mundo real huevos con estas características, pero de haberlos, estoy seguro de que serían tan codiciados como en el mundo de Canción de Hielo y Fuego.

Huevos de dragón. Fuente

Con estos huevos terminamos este repaso que le hemos dado a varias especies ovíparas que se caracterizan por presentar alguna peculiaridad o curiosidad en sus huevos. La oología, es decir, el estudio de los huevos es muy interesante, y estoy seguro de que esta no será la última vez que hablemos de huevos en la Ciencia de la vida.

Y como empecé el post nombrando a mi amigo Eugenio, voy a terminarlo también con él, puesto que quiero dedicarle esta entrada por varias razones, ya que en ella hablo de huevos, como hicimos los dos en 2015 en Naukas, pero es que admás, está relacionada con la reproducción, y Eugenio y su querida María José acaban de ser padres de una preciosa niña llamada Vega. Así que queda este post oficialmente dedicado a Eugenio, a María José y a la pequeña Vega, con todo el cariño mío y de mi familia para ellos. 

Amigo, esto hay que celebrarlo... 

----------------------------
Referencias:

http://coctel-de-ciencias.blogs.quo.es/2013/07/01/los-huevos-de-los-dinosaurios-al-descubierto-en-asturias/
http://www.cso.cz/wpimages/other/sylvia39-10Mlikovsky.pdf
http://digital.bl.fcen.uba.ar/Download/008_ElHornero/008_ElHornero_v003_n02_articulo185.pdf
https://es.wikipedia.org/wiki/Gigantoraptor
http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0031314
http://blogs.elcorreo.com/labiologiaestupenda/2012/08/23/los-huevos-del-cuco/
http://www.descubrealgohoy.com/2015/11/un-falsificador-en-forma-de-pajaro.html
http://www.upsocl.com/verde/estas-extravagantes-gallinas-de-montana-colocan-huevos-brillantes-que-cambian-de-color/
http://rsif.royalsocietypublishing.org/content/12/103/20141210
https://sites.google.com/site/laboratoriodelhuevo/biohuevo-1/el-extraordinario-huevo-del-kiwi
http://www.nosabesnada.com/fotorreportajes/65947/los-curiosos-huevos-de-tiburon/
http://www.biodiversidad.gob.mx/especies/gran_familia/animales/tiburones_rayas/tiburones_rayas.html

1 comentario:

santko dijo...

Veo la pagina desde hace mucho tiempo,

buenas entradas y excelente trabajo

NUBE DE ETIQUETAS

animales (256) blog (72) ciencia (69) anatomía (59) ilustraciones (58) pelicula (58) animación (57) película (56) arte (54) películas (54) biología (53) vídeo (50) blogs (47) evolución (47) estadísticas (45) peliculas (45) ilustración (44) biologia (37) aves (36) comic (36) ilustradores (36) series (35) dibujos (33) insectos (33) fotos (32) blogueando (29) video (28) comics (26) cómics (26) fotografia (26) vocabulario (24) biocabulario (23) dinosaurios (23) dibujo (22) viñetas (20) música (19) ciencias (18) darwin (18) libros (18) maquetas (17) premio (16) Manu (15) geología (12) educación (9) entomología (9) medio ambiente (9) zoologia (8) agua (7) célula (7) imágenes (7) Marta (5) geocabulario (4)