miércoles, 6 de enero de 2016

Los camellos de los Reyes Magos

Hoy es el día de los Reyes Magos, uno de los días más esperados por muchos niños y no tan niños, ya que recibirán regalos de parte de estos personajes de origen bíblico, pero no vamos a hablar de ellos, porque supongo que ya la mayoría les hemos enviado la carta contándoles como nos hemos portado y ya nos han traído algún regalito, sino de los animales en los que vienen subidos para poder hacer tan largo viaje. Es cierto que a veces se les representa a caballo, e incluso también los hemos visto en elefante, pero la representación más popular de los reyes magos es montados en sus camellos.

Los camellos de los Reyes Magos. Fuente

Tres diferentes monturas para los Reyes Magos. Fuente



¿Pero realmente son camellos? ¿o dromedarios? Es una pregunta muy frecuente, que desde niños produce bastante confusión, puesto que estos dos tipos de animales suelen confundirse, a pesar de las muchas diferencias existentes entre ellos. Tanto unos como los otros son animales perteneciente a la familia de los camélidos, un grupo de mamíferos artiodáctilos, es decir, que tienen extremidades terminadas en un número par de dedos, de los cuales apoyan en el suelo por lo menos dos. Los camélidos son la única familia actual incluida dentro del suborden de los tilópodos, o artiodáctilos con almohadillas en los dedos, en vez de pezuñas, aunque en el pasado existieron al menos cuatro familias distintas, actualmente extintas. En la actualidad los camélidos están representados por tres géneros diferentes: Camelus, o camélidos jorobados, que viven en las llanuras áridas y desiertos asiáticos y africanos; y Vicugna y Lama, o camélidos sin joroba, que habitan en las alturas andinas en Sudamérica.

Camélidos. Fuente

Las vicuñas, alpacas, guanacos y llamas, pertenecen a los dos géneros sudamericanos, mientras que los camellos y dromedarios forman el género Camelus. Con respecto a estos últimos, aunque generalmente hablemos de dos especies, camellos y dromedarios, son tres las especies que conforman dicho género: dos especies de camellos y una de dromedario.

Todos los camélidos actuales excepto Camelus ferus. Fuente
En el nombre científico del camello bactriano hay una errata en el dibujo:
le han puesto Camelus dromedarius, en vez de Camelus bactrianus

Los camellos son: Camelus ferus, o camello salvaje, que recibe este nombre porque es la única de las tres especies que se puede encontrar en estado salvaje, siendo una especie endémica del Desierto de Gobi; y Camelus bactrianus, camello bactriano o asiático, que recibe esta denominación por el área de la que se supone son originarios, Bactriana, nombre con el que los antiguos griegos conocían a la región situada entre la cordillera del Hindu Kush y el río Amu Daria, donde se piensa que fueron dométicados hace al menos unos 4000 años. 

Camelus ferus en el desierto de Gobi. Fuente

Camello bactriano. Fuente

Los dromedarios, Camelus dromedarius, parece que tienen su origen en la península Arábiga, aunque han sido introducidos por el hombre en muchos lugares diferentes, debido a su uso como animal de carga, para realizar tareas agrícolas o para montura. Hoy en día se pueden encontrar en todo el norte de África, incluidas las Islas Canarias, Oriente Medio, Estados Unidos y Australia, y no son raros los casos en que estos animales escapan y forman poblaciones semisalvajes en estos lugares. Se piensa que los camellos del Sahara fueron introducidos allí por los romanos, y que los de Australia llegaron durante las exploraciones inglesas en el siglo XVIII, llevados desde las Islas Canarias.

Camelus dromedarius en Israel. Fuente

Los camellos actuales descienden de animales pequeños, como los Protylopus, que aparecieron en América del Norte durante el Eoceno Tardío, hace unos 40 millones de años y a partir de ellos se han ido originando distintas especies que fueron adaptándose a diferentes condiciones ambientales y aumentando gradualmente de tamaño. Hace aproximadamente unos 20 millones de años, diversas especies de camélidos habitaban las zonas planas de América del Norte. Entre los grupos existentes en ese tiempo, los generos Paracamelus y Hemiauchenia se diversificaron para dar lugar a todos los camélidos actuales. En su origen, todos poseían 4 dedos en sus patas, pero durante el Oligoceno y el Mioceno fueron perdiendo los dedos laterales. Posteriormente algunos de ellos desarrollaron las características jorobas, y cuellos más largos.

Camélidos actuales y extintos. Fuente
Origen y migración de los camélidos. Fuente

La joroba o giba es una de las principales características que nos permite diferenciar a los camélidos sudamericanos de sus parientes africanos y asiáticos, puesto que los primeros no la tienen y los segundos sí. Incluso gracias a ellas es fácil diferenciar entre camellos y dromedarios, como veremos después. Pero, ¿qué son estas jorobas? Estos abultamientos son acumulaciones de grasa, que pueden posteriormente convertir en agua o energía, cuando los animales no disponen de alimento. En los dromedarios la joroba puede contener hasta unos 36 kg de grasa. Gracias a ellas, los camellos y dromedarios pueden viajar muchos kilómetros por un desierto sin beber agua. Además raramente sudan, incluso bajo temperaturas cercanas a los 50º C, lo que les permite mantener los líquidos ingeridos durante largos periodos de tiempo. También son bastante efectivos repostando agua, pudiendo llegar a beber hasta 135 litros de agua en aproximadamente unos 15 minutos. Pero este agua no se almacena directamente en las jorobas, como mucha gente piensa, sino que como hemos dicho antes, en las jorobas lo que se acumula es grasa. La confusión viene de que mediante los procesos habituales del catabolismo de las moléculas energéticas, como glúcidos, proteínas y lípidos, se genera “agua metabólica”, por lo que a partir de esta grasa, también es posible formarla. En condiciones de laboratorio, 1 g de lípido produce aproximadamente el mismo peso de agua (1,07 g) debido a reacciones químicas de oxidación, como por ejemplo la siguiente, de una molécula de ácido palmítico:

C16H32O2 + 23 O2 → 16 CO2 + 16 H2O (+ energía)

Pero en los seres vivos la cantidad de agua metabólica producida en los procesos como la beta oxidación de los ácidos grasos, es aún mayor:

Ácido palmítico + 23 O2 + 106 ADP + 106 Pi  →

16 CO2 + 122 H2O + 106 ATP

Jorobas de camellos y dromedarios. Fuente

Según esta última reacción estaríamos ante unos datos de producción de unos 8,2 litros de agua por cada kg de grasa catabolizada, lo cual no está nada mal. Entre las grasas que estos animales acumulan en sus jorobas nos encontramos que de 15 a 20 kg corresponden a triacilglicéridos y fosfolípidos, con más de un 60 % de ácidos grasos saturados, sobre todo, ácidos palmítico y esteárico. Entre los ácidos grasos insaturados destaca el oleico. Cuando estos animales pasan mucho tiempo sin comer, la joroba se vacía y colapsa y su regeneración requiere varios meses de alimentación a un ritmo normal.

Camello con una joroba colapsada y la otra llena. Fuente
Pero no solo por esto los camellos y dromedarios están bien adaptados a los ambientes desérticos, sino que tienen otras muchas adaptaciones que les permiten sobrevivir allí adecuadamente, como: 

Adaptaciones de los camélidos. Fuente

- La ya mencionada acumulación de grasa en la joroba que, aparte de servir como reserva de energía y agua, al estar muy localizada en esa zona de la espalda, deja el resto del cuerpo libre de grasa, lo que facilita la disipación de calor en estos ambientes tan cálidos.

- El grueso pelaje que los protege de la insolación, aunque en este caso el dromedario presenta un pelaje mucho más corto que los camellos debido a que las temperaturas en la península arábiga son más cálidas que en el desierto de Gobi, donde los inviernos pueden ser bastante largos y fríos. Los camellos mudan el largo pelaje de invierno cuando llega el verano. Los dromedarios mantienen su pelo corto y uniforme todo el año, lo cual permite que el calor se disipe rápidamente de la superficie de su cuerpo.

Camello en la nieve. Fuente

- Reducción de las pérdidas de agua mediante sudoración muy limitada, evitar el jadeo, y eliminar poca mediante las vías digestiva y urinaria. De esta manera producen una orina escasa y muy concentrada, gracias a un gran asa de Henle en las nefronas de sus riñones y a un gran desarrollo de la médula renal. Las heces también se presentan bastante desecadas.

- Posibilidad de cerrar los orificios nasales que además de proteger de la entrada de arena limita las pérdidas de agua por la respiración. Además, los conductos nasales de estos animales tienen propiedades higroscópicas, lo que permiten que cuando estos están deshidratados puedan captar agua del aire que entra a través de ellos.

Orificios nasales de un dromedario. Fuente

- Heterotermia adaptativa, es decir, una gran capacidad de regulación de la temperatura, que permite que su temperatura corporal fluctúe entre 2-3º C en animales hidratados, y hasta 6-8º C cuando están deshidratados. Son capaces de acumular calor en el cuerpo durante el día y de disiparlo por la noche.

- Procesos fermentativos muy eficientes en su sistema digestivo, que es bastante especial. No son rumiantes (se les considera pseudorumiantes), y sus estómagos poseen tres cámaras en vez de cuatro, que les permiten aprovechar al máximo la materia vegetal de la que se alimentan.

Estómago pseudorumiante de un camélido. Fuente

- Tejidos extraordinariamente resistentes a la deshidratación, haciendo que cuando se producen pérdidas de agua, los fluidos corporales de estos animales se vayan concentrando sin que afecte a su supervivencia. Son capaces de sobrevivir a pérdidas de entre 30 y 40 % de su masa corporal, mientras que en los seres humanos, una pérdida del 10 % ya puede ser mortal. 

- Glóbulos rojos elípticos, que son más resistentes a los cambios osmóticos, y facilitan el flujo de la sangre cuando esta se vuelve menos fluida.  Esta es una característica distintiva y única en los mamíferos.

- Largas patas que alejan la mayor parte de la masa corporal del calor irradiado por la arena caliente de los desiertos, terminadas en almohadillas grandes y gruesas, que se ensanchan bajo el peso del animal, permitiéndole andar por terrenos pedregosos y arenas bastante sueltas. Los camellos tienen extremidades más cortas y robustos, características más adecuadas para mantener el equilibrio en terrenos montañosos y en suelos helados o cubiertos de nieve. Esto hace que los dromedarios tengan una mayor talla, pero los camellos sean más pesados. Como curiosidad, los camélidos caminan de una manera muy peculiar, debido a su sistema de locomoción; cuando van en marcha, las dos extremidades del mismo lado se mueven simultáneamente, a diferencia de por ejemplo los caballos, que tienen un galope intercalado.

Comparación de tamaño entre dromedario y humano. Fuente

- Tienen espesas cejas y dos filas de largas pestañas que protegen sus ojos de la arena, y sus labios, anchos y duros, le permiten arrancar las secas y espinosas plantas del desierto.

Detalle del ojo de un dromedario. Fuente
Detalle de los labios de un dromedario. Fuente

Decíamos antes que la joroba nos permitia diferenciar a los camélidos sudamericanos de los camélidos jorobados, pero también nos permite diferenciar entre ellos. Las dos especies de camellos, Camelus ferus y Camelus batrianus, presentan dos jorobas, mientras que los dromedarios, Camelus dromedarius, solo tienen una joroba. Recordemos: camellos dos, dromedarios una. Pero entonces, ¿por qué a los animales que llevan los Reyes Magos se les llama camellos? En la mayoría de representaciones en figuras en belenes o en dibujos, e incluso en las cabalgatas con animales de verdad, los camellos de los Reyes son dromedarios. La razón de que se les llame camellos puede venir de que vulgarmente a los dromedarios también se les conoce como camellos arábigos, por lo que podríamos considerarlo como una denominación genérica, derivada del nombre científico Camelus

Recordemos: los dromedarios tienen una joroba y los camellos, dos. Fuente

Queda claro que los animales de los Reyes Magos son dromedarios. Aunque ambos son domesticables, los dromedarios son más temperamentales y son conocidos por sus reacciones agresivas en algunas ocasiones en que son molestados. Sin embargo, los camellos son mucho más dóciles, aunque por sus características físicas son menos adecuados para transportar personas. A pesar de su amplio uso en algunas regiones con este fin, son bastante mejores como animales de carga, mientras que con los dromedarios se pueden realizar incluso competencias de velocidad gracias a que son más ligeros y rápidos. Quizás por esta última razón los Reyes Magos usen más a menudo dromedarios, hay que tener en cuenta que tienen que repartir un montón de juguetes por el mundo en poco tiempo. Les pasa lo mismo que a los renos de Papa Noel. ;)

Reyes Magos con dromedario de Playmobil. Fuente

De cualquier manera, volviendo al tema de las jorobas, investigando las etapas embrionarias de los dromedarios se ha observado que, aunque estos nazcan con una sola, en las primeras etapas fetales poseen una segunda joroba, más pequeña, que no llega a desarrollarse durante la gestación. Estos datos sugieren que los dromedarios, con una joroba, descienden de una especie de Camelus con dos jorobas, probablemente el Camelus ferus del que hablamos antes.

Y como seguramente habéis imaginado, es posible cruzar camellos con dromedarios. Podríamos pensar que del cruce de un dromedario con una sola joroba con un camello de dos jorobas, resultaría una cría con tres jorobas, pero evidentemente esto no es así. En la realidad, del cruce de camellos con dromedarios obtenemos un animal muy parecido al camello, con una sola joroba, que puede estar un poco dividida, pero más grande. En general, al híbrido Camelus bactrianus × Camelus dromedarius se le llama F1 (primera generación filial). Este tipo de camello es extremadamente fuerte y útil para trabajos duros, como tirar de un arado o transportar cargas pesadas y es bastante dócil y manso. En la antiguadad, y por estas características, fue utilizado en la guerra por los turcos otomanos. 

Artillería otomana en camello. Fuente

Se le conoce con distintos nombres según la zona, pero a veces es nombrado como camello turco, aunque molaría el nombre de dromello, y al contrario que otros híbridos, éste es fértil, debido a que tanto camellos como dromedarios tienen el mismo número de cromosomas, 74. De esta manera los F1 se pueden hibridar aún más. Una hembra de F1 puede aparearse con un camello bactriano macho dando como resultado un bactriano por retrocruzamiento, llamado F2 (segunda generación filial). Estos suelen tener dos jorobas ser más rápido que los camellos comunes y además suelen ser más fuertes que los dromedario. Son bastante comunes en Kazajstán. También puede darse el cruce entre una hembra F1 con un dromedario macho, resultando un dromedario por retrocruzamiento F2, que tiene el mismo aspecto que un dromedario común, pero ligeramente más fuerte.

Híbridos de camellos. Fuente
También son bastante conocidos los híbridos entre dromedarios y llamas, producidos por inseminación artificial y nombrado como cama, Camelus dromedarius × Lama glama. También reciben ese nombre otros híbridos como los producidos entre dromedarios y guanacos, Camelus dromedarius × Lama guanicoe. Por supuesto todos los camélidos andinos también pueden hibridarse entre sí.

Cama híbrido. Fuente

Las hembras de camellos y dromedarios alcanzan la madurez sexual alrededor de los tres años de edad y se suelen aparear en torno a los cuatro o cinco años. Estas presentan lo que se conoce como ovulación inducida,  es decir, ovulan después de la inseminación. La entrada del semen en la vagina hace que las hembras ovulen, ya sea inmediatamente después, o entre 36 y 48 horas más tarde. Los machos pueden aparearse a partir de los tres años también, pero algunos no son sexualmente maduros hasta los seis años. El inicio de la temporada de cría puede ser desencadenado por el estado nutricional de los animales y por la duración de los días. Tanto en dromedarios como camellos, los machos se vuelven a menudo muy violentos y pueden morder, y escupir, o incluso intentar aparearse con otros machos, durante la temporada de apareamiento. Los dromedarios macho tienen un órgano llamado doula o duula en árabe, que es un gran saco hinchable que puede protruir de su boca cuando está en celo, para mostrar su dominancia sobre otros y atraer así a las hembras. Tiene aspecto de larga lengua rosada e hinchada que sobresale por un lado de su boca. Tanto camellos como dromedarios macho tienen glándulas en cada uno de los lados del cuello que producen una secreción maloliente negruzca para atraer a las hembras.

Doula de un macho de camélido. Fuente

Tras una gestación de unos 390 días en los dromedarios y unos 406 en los camellos, nace una sola cría, y son muy raros los partos de gemelos.  Éstas caminan a las pocas horas de haber nacido, pero se mantienen cerca de su madre hasta que llegan a la mayoría de edad y suelen nacer sin joroba, que van desarrollando posteriormente, cuando empiezan a tener una dieta sólida. La vida media de un camélido es de unos 40 años aproximadamente. La misma leche de camella con la que se alimentan las crías, ha sido muy útil para los beduinos nómadas en sus largas travesías por el desierto, y hoy en día se puede encontrar en los supermercados de los Emiratos Árabes Unidos, Somalia, Arabia Saudí, Mauritania y Estados Unidos. La leche de camella tiene más grasa y proteínas que la leche de vaca y menos colesterol. En comparación con la leche de vaca u oveja, las grasas de la leche de camella contiene menos ácidos grasos de cadena corta, así como altas concentraciones de ácido linoleico entre otros ácidos grasos poliinsaturados. También tiene más vitamina C, y menos cantidad de lactosa, potasio, magnesio, hierro, cobre, manganeso, sodio y zinc. Entre la leche de dromedaria y de camella, la de la última tiene un mayor contenido en grasa.

Camello con su cría. Fuente

Desde 2014 se relacionó a los camellos, y al consumo de su carne, de su leche o al contacto con ellos, con el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), que es una enfermedad respiratoria grave que causa fiebre, tos y dificultad para respirar. El MERS es causado por un coronavirus, el MERS-CoV. Según la OMS, la mayoría de los casos humanos de MERS se han atribuido a infecciones de una persona a otra, pero es probable que los camellos sean un importante reservorio para el MERS-CoV y una fuente animal de infección en los seres humanos. Sin embargo, se desconoce la función específica de los camellos en la transmisión del virus, y también la ruta o rutas exactas de transmisión. También se piensa en los murciélagos como reservorio de éste.

Virus del MERS. Fuente

Volviendo a los Reyes Magos, seguramente que hayáis oído que hay que dejarles un poco de agua y licor y turrón o mantecados, e incluso alguna zanahoria para los camellos, pero cabe decir que la dieta normal de los camellos y dromedarios se compone principalmente de hojas, hierbas secas, y la vegetación disponible en el desierto, sobre todo plantas espinosas. Entre las más habituales están las acacias. A los camellos domésticos se les suele alimentar con hojas y plantas de todo tipo, y también con avena, maíz, trigo, y sobre todo con dátiles,  que son uno de sus alimentos preferido. 

Reyes magos en sus dromedarios. Fuente

¿Si le hubiéramos dejado unos dátiles a los dromedarios de los Reyes Magos anoche, nos habrían dejado algún regalos más? Habrá que probarlo al año que viene. ;)

------------------
Referencias:

- BBC.
- Xakata.
- OMS.


1 comentario:

Wild animals dijo...

Muy buen post, excelente inoformacion. Solo me quedaron un par de dudas: Mencionabas que los cruces F1 entre camellos y dromedarios, al cruzarles nuevamente para obtener la F2, solo se usan hembras de la F1? por que solo mencionas que se crucen hembras de la f1 con macho camello o macho dromedario, acaso el macho F1 es infertil?Y la otra pregunta es: El cruce entre llama y dromedario (cama) es tambien es fertil?

NUBE DE ETIQUETAS

animales (256) blog (72) ciencia (69) anatomía (59) ilustraciones (58) pelicula (58) animación (57) película (56) arte (54) películas (54) biología (53) vídeo (50) blogs (47) evolución (47) estadísticas (45) peliculas (45) ilustración (44) biologia (37) aves (36) comic (36) ilustradores (36) series (35) dibujos (33) insectos (33) fotos (32) blogueando (29) video (28) comics (26) cómics (26) fotografia (26) vocabulario (24) biocabulario (23) dinosaurios (23) dibujo (22) viñetas (20) música (19) ciencias (18) darwin (18) libros (18) maquetas (17) premio (16) Manu (15) geología (12) educación (9) entomología (9) medio ambiente (9) zoologia (8) agua (7) célula (7) imágenes (7) Marta (5) geocabulario (4)