lunes, 25 de diciembre de 2017

Un cuento de Navidad: El petirrojo.

Del mismo estilo que el cuento de Navidad que compartimos el año pasado, hoy nos vamos a centrar en otro anuncio para hablar de un animalito: el petirrojo. El anuncio lleva por título "Coming home" y está realizado por la cadena de supermercados británica Waitrose. Veámoslo tras el salto y pasemos después a analizarlo:






El protagonista absoluto del anuncio es un valiente petirrojo que emprende un duro y largo viaje por mares, bosques y montañas para volver a casa por Navidad. Su accidentado viaje está acompañado por una banda sonora épica, digna de una película de Hollywood, compuesta por el islandés Jóhann Jóhannsson, que fue nominado al Oscar por la música de La teoría del todo.

Ver en YouTube

El petirrojo, cuyo nombre específico es Erithacus rubecula, es un ave paseriforme, es decir, un pájaro, de la familia Muscicapidae, los papamoscas. Un petirrojo adulto puede medir entre 12 y 14 cm de longitud y pesar entre 16 y 22 g. Su envergadura, de la punta de un ala a la otra es de unos 20-22 cm. No hay dimorfismo sexual en esta especie, y tanto machos como hembras tienen un bonito y característico plumaje, donde destacan el pecho y la cara de color anaranjado-rojizo. De hecho el nombre de petirrojo proviene de aquí significando "peto rojo" o "pecho rojo". El nombre en distintos idiomas suele hacer referencia también a esta característica; En gallego es paporrubio; en catalán, pit-roig; en euskera, txantxangorri; en portugués, pisco-de-peito-ruivo; en francés, rougegorge; en italiano, pettirosso y en holandés, roodborst. En Málaga, por ejemplo, a los petirrojos se les conoce como "buchitos" o "pecherines", entre otros nombres que hacen referencia siempre al color de su pecho. Cuenta la leyenda, muy común en muchos lugares, que este color se debe a que se mancharon con la sangre de Cristo cuando éste estaba en la cruz, bien porque se le acercaron a cantarle al oído o porque trataron de quitarle los clavos con los que estaba sujeto, o las espinas de su frente. También se habla en algunos relatos de que tienen el pecho chamuscado por haber avivado el fuego de los pastores de Belén. Estas plumas características de la pechuga, están bordeadas por otras de color gris azulado en los lados del cuello y del pecho. El dorso de este pajarillo es de color marrón, mientras que su parte ventral es gris-blanquecina. En los ejemplares jóvenes aparece un moteado característico, sin el pecho anaranjado, aunque poco a poco van apareciendo parches rojizos en esta parte hasta cubrirlo por completo cuando son adultos. En invierno, parece que aumenta de tamaño, viéndose más rechoncho, puesto que ahueca sus plumas para generar una capa de aire caliente interior.

Dibujo de un petirrojo. Fuente

Entre sus características y a modo de curiosidad, cabe decir que tiene las patas relativamente largas en comparación con el resto del cuerpo. Gracias a ello, se desplazan a gran velocidad por el suelo; Cuando se sienten molestados, suelen agitar la cola, agachándose a la vez, lo que da la sensación de que estén haciendo una reverencia. Por cierto las plumas de la parte trasera de su cuerpo, alrededor de la cloaca, también son coloradas como las de su pecho.

Plumas rojas en otras zonas diferentes al pecho. Fuente

Pero lo verdaderamente asombroso es la capacidad para mantener la cabeza estable, prácticamente inmóvil aunque el resto del cuerpo esté en movimiento. Esta capacidad, compartida con otras aves, hace posible que la cabeza se mantenga en una posición concreta, sin seguir el resto de movimientos del cuerpo, pudiendo centrar mejor su visión ante una presa o un depredador. Observad atentamente en el siguiente vídeo, los estabilizadores de grabación de dispositivos móviles que hay actualmente en el mercado no le hacen sombra a este estabilizador natural.

Ver en YouTube

En el vídeo, basado en el cuento homónimo de Michael Morpurgo, que se vende en estos supermercados por 5 libras, de las cuales se donan 50 peniques a una organización para gente sin hogar, se narra el viaje de un petirrojo desde Suecia hasta el Reino Unido, salvando todo tipo de dificultades, desde tormentas, viento y nieve, hasta algunos depredadores. Y os preguntaréis si un pajarillo tan pequeñito y aparentemente frágil es capaz de hacer un viaje de estas proporciones. Ya sabemos que otras aves migratorias son capaces de grandes gestas, pero ¿aves tan pequeñas? Pues la respuesta es que sí. Los petirrojos se distribuyen por toda Europa, donde muchos de ellos son residentes durante todo el año, pero algunos son migrantes parciales, pasando el verano en el norte de Europa y el invierno en la zona noreste de África. Tal y como ocurre en el anuncio, los petirrojos de la región escandinava y también los rusos realizan un vuelo migratorio hacia Europa occidental para escapar de los gélidos inviernos de estos territorios. Estas aves migratorias se distinguen por el tono gris de la parte superior de su cuerpo y el color naranja más apagado del pecho, detalle que es inapreciable en el vídeo.

Distribución de los petirrojos. En amarillo --> Verano; en verde --> Residente; en azul --> Invierno. Fuente

Últimamente es cierto que los petirrojos vienen cada vez menos a pasar el invierno a la Península Ibérica, según estudios del investigador de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de la Complutense de Madrid, José Luis Tellería. “calculamos que la llegada de petirrojos extra-ibéricos ha caído en un 80%”. Analizando el número de recuperaciones de anillas de petirrojos europeos durante las últimas décadas han concluido que hay una reducción notable del número de recuperaciones extra-ibéricas desde la década de los 70. Es posible que el calentamiento global haya hecho que los individuos invernantes se queden más al norte. Sin embargo el aumento de anillamientos en petirrojos residentes ha hecho que las recuperaciones de individuos anillados en nuestra región haya aumentado significativamente.

Comparación de número de recuperaciones de individuos anillados fuera o dentro de nuestra región. Fuente

Tampoco nos debe extrañar que el ave protagonista acuda a comer en el jardín de una casa, sin temor aparente a los humanos, puesto que pueden pasar de tener los bosques de árboles del género Picea como hábitat favorito en el norte de Europa, a vivir perfectamente en parques y jardines en las islas británicas. De hecho por cuestiones de folklore y tradición, los petirrojos han sido mas respetados y poco perjudicados por los humanos que otras aves, por lo que están mas acostumbrados a nuestra presencia, y en zonas rurales no es raro que se acerquen cuando alguien remueve la tierra, con la intención de atrapar lombrices y otros artrópodos del suelo. Este comportamiento también lo tienen con respecto a otros animales, como los jabalíes, que también excavan en el suelo. En la Europa continental, los petirrojos son mucho más cautelosos que en las islas. No afectó a esta confianza el hecho de que a finales de la era victoriana, las plumas de petirrojo se convirtieron en adornos populares para los sombreros de mujer.

Un petirrojo posado en una mano. Fuente

En la mitología nórdica, los petirrojos eran aves de la tormenta, sagradas para Thor, el díos del Trueno, mientras que en el folclore británico y de algunas zonas de Francia, ha ocupado también un lugar importante, pero más modesto. No es raro que se asocie a este pequeño pajarillo con la Navidad, apareciendo en varios cuentos, pero sobre todo en postales y sellos navideños. Algunas leyendas relacionan el rojo de su pecho con la sangre de Jesucristo, puesto que se supone que cuando éste estaba muriendo en la cruz, un petirrojo, de color marrón en aquel momento, se puso a su lado para consolarlo cantándole al oído y al acercarse se manchó de sangre, que desde entonces aparece como una marca distintiva en el pecho de todos los petirrojos. En otros cuentos se quema el pecho por avivar el fuego para calentar a Jesús recién nacido, y la quemadura da lugar al color rojo de su peto. Pero su asociación más probable con la Navidad en el Reino Unido venga de la época victoriana, en la que los carteros británicos vestían uniformes rojos y fueron apodados  "petirrojos", "robin" en inglés, por lo que el hecho de que aparezcan en las tarjetas de felicitación es como una especie de emblema que representa a los carteros que entregan y reparten dichas tarjetas. El petirrojo fue declarado pájaro nacional de Gran Bretaña el 15 de diciembre de 1960, siendo aún hoy en día uno de los símbolos nacionales de los ingleses. Anteriormente a esta agradable asociación, había una más siniestra: Tradicionalmente se creía que traía mala suerte herir a este pájaro, y las supersticiones iban desde romperte un hueso si lo hacías o que la leche de tu ganado sería sangrienta. También se asociaba su canto con que lo hacían como un llanto cuando alguien estaba enfermo, por lo que muchas veces era considerado como un heraldo de la muerte, algo así como las lechuzas en la actualidad. De nuevo, todo ello son mitos y leyendas infundadas.


No es difícil encontrar felicitaciones navideñas con petirrojos. Fuente

Entre sus hábitos alimenticios, nos encontramos las ya citadas lombrices, así como insectos y arácnidos, que captura principalmente de día. De noche puede cazar algunos insectos ocasionalmente, cerca de las luces artificiales o con buena iluminación de la luna. En invierno puede complementar la dieta insectívora con bayas, frutas, semillas, frutos de zarza, saúcos, lentiscos, olivos y acebuches; incluso puede alimentarse de bellotas partidas por otras aves y ardillas, y alimentos colocados en comederos para aves o en parques y jardines. En el vídeo lo vemos alimentarse al final, compartiendo con otro espécimen el dulce que le ha dejado la niña, y también podemos observar como bebe en un vuelo rasante en un lago.

Petirrojo comiendo. Fuente

En el vídeo, vemos como el petirrojo que realiza este viaje termina en la casa de la niña que lo espera, pero dudo mucho de que ese fuera el objetivo inicial del pajarillo, que probablemente estuviera buscando pareja reproductiva. De hecho la encuentra al final y comparte la recompensa con dicha pareja. Y el jardín es un sitio más que apropiado para anidar, puesto que no le hacen ascos a cualquier sitio con un agujero o depresión donde puedan hacer su nido: maquinaria, barbacoas, ollas desechadas, regaderas, macetas, sombreros, cajas, huecos en la pared de un cobertizo... Mientras que el sitio sea acogedor, les vale para construir su nido con musgo, hojas, hierba, pasto, ramitas... con un revestimiento de pelo, plumas y algunas hierbas finas. La época de cría va desde marzo/abril hasta agosto/septiembre, y ponen de dos a tres puestas de cinco o seis huevos cada una.

Un nido de petirrojos. Fuente

Pero lo más asombroso es la capacidad que tienen de orientarse en sus largos viajes, superpoder que comparten con muchas otras aves migratorias. La brújula magnética del petirrojo ha sido ampliamente estudiada y utiliza la magnetorrecepción, que es la capacidad de detectar el campo magnético de la tierra. En su caso, la visión es un elemento importante a considerar, ya que parece que la cantidad de luz que entra en el ojo del ave, afecta a la navegación.  La brújula magnética aviar es una entidad compleja con muchas propiedades sorprendentes. La base para el sentido magnético se encuentra en el ojo del ave, posiblemente en el ojo derecho solamente, y, como hemos dicho antes, es luz-dependiente, es decir, un ave sólo puede percibir el campo magnético si ciertas longitudes de onda de la luz están disponibles. Es posible que la brújula aviar ocurra por una reacción química en el ojo del pájaro, implicando la producción de un par de radicales, generalmente un par de moléculas, cada una de las cuales tiene un electrón no emparejado. Un campo magnético externo afectará a la reacción modulando la orientación relativa de los espines de los electrones. Físicamente esta reacción es posible que ocurra gracias a la proteína llamada criptocromo, que es una proteína de señalización encontrada en una amplia variedad de plantas y animales. Hay evidencias de que los criptocromos de la retina pueden estar implicados en el sentido magnético aviar. Hay un magnífico artículo al respecto de esta asombrosa capacidad en este enlace.

Magnetorrecepción en petirrojos. Fuente

En cuanto al canto, es estriado y trinado, bastante elaborado y melodioso, durante la época de cría, cuando a menudo canta por la noche, sobre todo en zonas urbanas con mucho ruido de día. A veces se le confunde con el canto del ruiseñor, Luscinia megarhynchos. Durante el resto del año también emite insistentemente un reclamo seco, que repite con frecuencia irregular: tac-tac, tac-tac-tac. Reclama y canta a lo largo de todo el día, pero especialmente por la mañana muy temprano, incluso antes del amanecer. Para cantar se posa en las ramas altas de los árboles, ya sea en invierno o durante la temporada de cría. Es muy agresivo, tanto con ejemplares de su misma especie como con el resto de las aves, no solo en la época reproductora, sino también durante el invierno. En este último periodo, las parejas se separan y defienden territorios individuales. Y a pesar de su pequeño tamaño no duda en enfrentarse incluso a aves más grandes, lo que a veces los lleva a la muerte. De todas maneras, su caractarístico pecho coloreado es empleado como señal de aviso, junto a sus trinos, para advertir antes del enfrentamiento al intruso que haya penetrado en su territorio. Si éste persiste en quedarse, el petirrojo se acercará a él y adoptará posturas de amenaza consistentes en exhibir la mancha roja en toda su amplitud. Ante tal demostración, muchas veces, el entrometido, en inferioridad psicológica de condiciones, huye sin que se llegue al brutal combate. Ya en el siglo III antes de Cristo, Zenódoto de Éfeso, un sabio griego, escribió "Unicum arbustum haud alit duos erithacos", que quiere decir que "Un solo arbusto no alberga a dos petirrojos", una frase que hace referencia al enfrentamiento que se producirá si dos petirrojos coinciden juntos. El ornitólogo inglés David Lack, realizó hace ya muchos años, un experimento consistente en colocar un petirrojo disecado en el territorio de otro vivo, corroborando entonces como el ave atacaba ferozmente al pájaro inmóvil. Incluso al final, llegó a arrancarle la cabeza. Para comprobar que realmente el color naranja de las plumas de su pecho, era lo que provocaba la furia del pájaro, colocó un simple penacho de plumas con esta coloración y efectivamente el ave atacó con igual furia y rabia al falso pájaro.

Un feroz petirrojo atacando a otro pájaro. Fuente

Sus depredadores suelen ser aves rapaces, tanto nocturnas como diurnas, así como serpientes, mustélidos, gatos e incluso ardillas. En el vídeo vemos como el protagonista está a punto de ser cazado por un gavilán, del que huye con un aleteo rápido. También hay un momento de peligro ante una familia de hurones, cuando justo se para en la entrada del agujero que les sirve de madriguera, pero afortunadamente se da cuenta y huye a tiempo.

Un gato con un petirrojo recién atrapado. Fuente

El petirrojo europeo, en nuestro país, está considerado “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. El aumento del tamaño poblacional registrado en los últimos años puede deberse a la reforestación de muchas zonas, debida al abandono del campo. Sin embargo, como otras muchas especies insectívoras, este pájaro se está viendo afectado por algunos herbicidas e insecticidas. El cálculo medio de su población nacional, excluidas las islas Canarias, es de unos 9.900.000 petirrojos, con una seguridad al 90% de que su valor exacto se halla entre 8.860.000 y 10.970.000 individuos. Su tendencia poblacional a largo plazo ha sido positiva en los últimos años. Sus mayores densidades las alcanza en los hábitats forestales de los pisos cantábrico y pirenaico: riberas arboladas (82-106 petirrojos/km2 ), eucaliptales (93 petirrojos/km2 ), robledales (media 90,8 petirrojos/km2 ), hayedos (89 petirrojos/km2 ) y pinares (81 petirrojos/km2 ). No obstante, también puede ser muy abundante en otros ambientes más abiertos, como mosaicos agrarios o pastos arbolados (media 86,8 petirrojos/km2 ).

Distribución del petirrojo en la Península Ibérica y las Islas Canarias. Fuente

Terminamos este post sobre los petirrojos, de los que hemos hablado hoy con la excusa del anuncio, con la fama que tienen entre los escritores. Por ejemplo se usan a veces como aves caritativas que dan beber a las almas condenadas, o cubren los cadáveres humanos con hojas, siendo todo ello claramente un ejercicio literario. El propio William Shakespeare alude a esto en algunas de sus obras, como la balada Los niños en el bosque. Os dejamos con un par de poemas dedicados a estos bonitos pajarillos, que también han inspirado a muchos poetas. Por ejemplo, Emily Dickinson, los usa de forma recurrente en toda su obra:

"Si no estuviese viva cuando vuelvan 
los petirrojos, al de la encarnada 
corbata, en mi memoria, 
echadle una migaja. 
Y si las gracias no pudiese daros 
porque profundamente ya me hubiese dormido 
bien sabréis que lo intento 
con labios de granito." 
Emily Dickinson (traducción)

El petirrojo 
"Es una mañana de Agosto, fresca
despejada, de luz radiante, el sol promete hoy 
ser abrasador. 
Estoy a la sombra aromática de un laurel
ensimismado en mi leer, pero un petirrojo,
ya hace rato,
que va en mi derredor revoloteando,
ganándome espacio y atención, salto a salto.
.
Camina, salta, vuela y gorjea con decisión 
y desparpajo, exhibiendo su manto canela 
y pecho bermellón-rosado,
con simpatía, pero muy estirado. 
Ya junto a mí, me mira con sus grandes
y espabilados ojos,
gorjea diciéndome algo; ante mi silencio 
vuelve a gorjear exigiendo diálogo. 
El libro hace tiempo que he abandonado,
no menciono al autor para que así no se ofenda;
mi atención el petirrojo ha acaparado. "
Jorge Torres Daudet  (De "Belleza cruel", cap.III, "De ahora y de siempre")
Petirrojo. Fuente


----------------
Referencias:

http://waste.ideal.es/erithacusrubecula.htm
http://www.seguimientodeaves.org/ESPECIOS/docs/ESPECIES/4340_RES_SP.pdf
http://www.seguimientodeaves.org/ESPECIOS/docs/ESPECIES/4340_RES_SI.pdf
http://www.seguimientodeaves.org/ESPECIOS/docs/ESPECIES/4340_RES_PAS.pdf
http://www.seguimientodeaves.org/ESPECIOS/docs/ESPECIES/4340_RES_PM.pdf
http://www.seguimientodeaves.org/ESPECIOS/docs/ESPECIES/4340_RES_CEN.pdf
http://www.seo.org/ave/petirrojo-europeo/
http://www.ks.uiuc.edu/Research/cryptochrome/
http://petronor.eus/es/reportajes/petirrojo-celoso-guardian-de-su-territorio-2/
http://fregenal.hoy.es/actualidad/2010-12-15/petirrojo-2006.html
http://www.trebol-a.com/2011/12/07/cosas-que-no-sabias-de-un-petirrojo-y-ahora-sabes/
http://factoides.com.ar/post/872346399/los-petirrojos-pueden-ver-el-campo-magnetico-terrestre
http://jarnaco.blogspot.com.es/2011/02/esto-de-internet-es-la-repera-esperando.html
https://www.seo.org/wp-content/uploads/2015/01/12-Short-C.-Telleria-et-al.-612.pdf
https://www.seo.org/2015/01/26/los-petirrojos-europeos-ya-no-viajan-a-espana-para-invernar/

Coming home de Waitrose: https://youtu.be/xtKYdG9r0Pk




2 comentarios:

Sergio Barrientos dijo...

Maravilloso. Gracias

MIREN dijo...

Me ha gustado mucho. Gracias

NUBE DE ETIQUETAS

animales (273) ciencia (108) blog (80) biología (76) película (61) anatomía (60) animación (60) ilustraciones (58) pelicula (58) películas (58) arte (57) vídeo (56) evolución (55) blogs (47) estadísticas (45) peliculas (45) aves (44) ilustración (44) biologia (37) series (37) comic (36) ilustradores (36) insectos (36) dibujos (34) fotos (32) blogueando (29) libros (29) video (28) cómics (27) comics (26) fotografia (26) vocabulario (24) biocabulario (23) dinosaurios (23) dibujo (22) darwin (21) ciencias (20) viñetas (20) maquetas (19) música (19) geología (18) premio (16) Manu (15) educación (10) medio ambiente (10) entomología (9) agua (8) célula (8) zoologia (8) imágenes (7) Marta (5) geocabulario (4)