lunes, 12 de febrero de 2018

Solución a mi propuesta de #RetoNaukas11F

El pasado 1 de febrero, lanzamos desde este blog nuestra participación en el #RetoNaukas11F que se proponía desde la web de Naukas, para contribuir a la celebración del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Hoy volvemos a publicar el mismo post, pero con la solución a las incognitas (fáciles) que se planteaban. Sé que entre todos los que se proponían era uno de los más fáciles, pero me parecía muy digna de destacar la aportación de esta gran mujer a la Ciencia y por ello la escogí para el reto. Veamos como queda el texto del post original con las aclaraciones pertinentes en forma de pistas para descubrir a nuestra científica y al final llegaremos a ella:






Existen ciertos macronutrientes que se forman por la unión de una serie de monómeros con formas geométricas muy características, nos referimos concretamente a los glúcidos, formados por la unión de monosacáridos. Estas biomoléculas, los glúcidos, tienen ciertas propiedades que las caracterizan, como por ejemplo formar largas cadenas que pueden estar ramificadas. Algunas de sus propiedades están relacionadas con su sabor, muy característico, que como la mayoría de la gente sabe, suele ser dulce. El adjetivo que define a este sabor, dulce, no solo se puede aplicar a estas moléculas, sino que es usado en ciertas técnicas de artesanía. La técnica en cuestión se lleva a cabo con una herramienta consistente en una barra de acero con un mango en forma de pomo. Hablamos concretamente de la talla dulce o grabado a buril. Se trata de una técnica de huecograbado en la que se dibuja sobre una plancha de metal, excavando líneas sobre una matriz, contando con la ayuda exclusiva del buril. Este último es una herramienta compuesta de un mango en cuyo extremo se ha sujetado una pieza alargada, de metal, con forma de cilindro al que se le han excavado dos caras que se cortan en una arista y se han afilado en bisel.



En la misma época en la que Galileo, Newton y Descartes revolucionaban la Ciencia en muchos de sus ámbitos, el siglo XVII, un joven artesano, que después sería llamado Matthäus Merian, el Viejo, aprendía la técnica a la que nos referíamos en el párrafo anterior, la talla dulce, y comenzaba a trabajar para un editor, Johann Theodor de Bry, con cuya hija, María Magdalena, llegó a desposarse. Pero no fue ella la madre de su hija. Su madre, Johanna Sibylla Heim, era la segunda esposa del aprendiz. De esta pareja nació nuestra protagonista, que casi no llegó a conocer a su padre, puesto que éste murió 3 años después del nacimiento de la niña. El nombre de nuestra protagonista es Maria Sibylla Merian.


La pequeña, era una mente inquieta, que desde muy joven aprendió a pintar y dibujar, e incluso también la técnica del grabado, y lo hizo de su padrastro, Jacob Marrel, un pintor algo famoso, bastante obsesionado con los jarrones y las flores, muchas de ellas del género Tulipa, es decir, tulipanes. Al igual que hemos hecho muchos de nosotros de niños, también crió gusanos de seda, y observando a los Bombix mori quedó tan fascinada, que se pasó mucho tiempo de su niñez buscando orugas de todo tipo, para ver en que lepidópteros se metamorfoseaban.



La pintura fue tan importante para ella, que, como no, se casó con un pintor, Johann Andreas Graff, con quien tuvo a su primera hija,  Johanna Helena Herolt, que llevaba el nombre de su abuela. La niña más tarde también se convertiría en pintora, especializada en plantas y flores. Maria Sibylla, aún entonces seguía pensando en la metamorfosis de las mariposas. De hecho, cuando escribió su primer libro, Nuevo libro de flores era su título, solo se centró en las flores, pero todo aquello le seguía rondando la cabeza, y así quedó reflejado en sus siguientes obras, como por ejemplo, La oruga, maravillosa transformación y extraña alimentación floral. Estando en estos menesteres, tuvo a su segunda hija, Dorothea María.



Cuando se separó de su marido, abrazo el pietismo luterano, un movimiento religioso que daba más importancia a la experiencia religiosa personal que a la rutina del culto y enfatizaba la lectura y estudio de la Biblia, pero su curiosidad era incansable, lo que le llevó a estudiar la flora y la fauna de las Indias Orientales también. Recordemos que no era una época fácil, y ella vivía en Europa, concretamente en un castillo.



Su imparable curiosidad la hizo viajar hasta esas tierras, concretamente hasta Surinam, donde siguió realizando más muestras de su obra, y donde, desgraciadamente, en 1701, se contagió de una terrible enfermedad tropical, la malaria, que hizo que tuviera que regresar a su casa. Se recuperó y dio lugar a la creación de la más importante de sus obras, Metamorfosis de los insectos del Surinam, publicada en Ámsterdam en 1705, lo que no la quitó de tener que seguir pintando, e incluso dando clases para poder subsistir. Según la propia Maria Sybilla: "Para la realización de este trabajo no fui codiciosa, pero me consideré satisfecha en cuanto recuperé lo que desembolsé. No he reparado en gastos para la ejecución de esta obra. Hice grabar las placas por un maestro famoso y aporté el mejor papel para satisfacer no solo a los aficionados al arte sino también a los aficionados a los insectos, y siento mucha alegría cuando oigo decir que alcancé mi meta y que doy felicidad al mismo tiempo." El caso es que para la época en que vivía, el libro era bastante caro y había pocos compradores.


Era tan buena en lo suyo, que hoy en día, muchas de sus obras son codiciadas por coleccionistas de todo el mundo, y su aportación tanto al arte, como a la ciencia, la convierten en una mujer valiente, adelantada a su época, toda una pionera en la ilustración científica. Sellos y billetes, como el de 500 marcos alemanes, han llevado o llevan su efigie, y muchas escuelas, su nombre, pero todo reconocimiento es poco, y aún está muy lejos de ser conocida por el gran público, como lo pueden ser Marie Curie o Rosalind Franklin.



Nuestra protagonista falleció ya entrado el siglo XVIII, en 1717, aquejada de una apoplejía que la mantenía postrada en una silla de ruedas, probablemente imaginando poder andar para poder estar en contacto con la naturaleza.

Nos quedamos sin embargo con el gran trabajo realizado por Maria Sibylla Merian, ya que en su época era realmente raro que alguien se interesara en los insectos, y menos aún, una mujer. La metamorfosis de estos animales era casi desconocida, y el hecho de que ella explorara este hecho en su obra, publicada además en alemán, en vez de en latín, hizo que se popularizara entre la alta sociedad. También describió, además de la metamorfosis, otros muchos detalles de la evolución y la vida de los insectos, como que las puestas se hacían cerca de las plantas de las que se tendrían que alimentar las larvas. Podemos decir de ella que fue una de las primeras grandes entomólogas. 

Trasladarse a Surinam para seguir su investigación también fue un hito significativo, ya que los viajes científicos no eran populares en esa época. Allí descubrió un montón de especies de flora y fauna totalmente nuevo, y estableció formas de clasificación desconocidas hasta entonces. Por ejemplo la clasificación en mariposas nocturnas y diurnas válida aún hoy en día fue cosa de ella.



Ya sabemos un poquito más de esta gran mujer, que aunque fue ignorada durante mucho tiempo, es considerada actualmente como una de las más importantes iniciadoras de la entomología moderna, gracias a sus detalladas observaciones y descripciones, y por su puesto a las bellas ilustraciones propias que la convierten en una de las grandes científicas de nuestra historia.

-----------------
Las fotografías corresponden a una figura de Playmobil que he preparado a posta para que represente a Maria Sibylla Merian, formada por piezas de otras figuras que tenemos en casa, y que desde hoy pasa a formar parte de las llamadas Playmocientíficas que di a conocer el año pasado justo para esta misma celebración.

No hay comentarios:

NUBE DE ETIQUETAS

animales (266) ciencia (101) blog (80) biología (68) animación (60) anatomía (59) película (59) ilustraciones (58) pelicula (58) vídeo (56) arte (55) películas (55) evolución (52) blogs (47) estadísticas (45) peliculas (45) ilustración (44) aves (39) biologia (37) comic (36) ilustradores (36) insectos (36) series (36) dibujos (34) fotos (32) blogueando (29) video (28) comics (26) cómics (26) fotografia (26) vocabulario (24) biocabulario (23) dinosaurios (23) libros (23) dibujo (22) darwin (20) viñetas (20) ciencias (19) maquetas (19) música (19) geología (17) premio (16) Manu (15) educación (9) entomología (9) medio ambiente (9) zoologia (8) agua (7) célula (7) imágenes (7) Marta (5) geocabulario (4)