lunes, 10 de diciembre de 2018

Se armó el belén 2018

Acaba de llegar el mes de diciembre y en casa hemos montado nuestro peculiar "belén" de cada año. Lo pongo entre comillas porque en nuestro "belén" ponemos todo nuestro cariño, pero ninguna de las figuras habituales en un belén tradicional, eso sí, la premisa es ir variando a los personajes que colocamos cada vez. En años anteriores han pasado por aquí diferentes temáticas, como por ejemplo, el que fue el primero: el "Belén en la Tierra media", del año 2008; el "Belén zoológico" de 2009; el "Belén de los caballeros del zodiaco" de 2010; el "Belén de muñequitas diversas" de 2011; el "Belén mesozoico" de 2012; el "Belén de Playmobil" de 2013; el "LEGObelén de Star Wars" de 2014; el "Belén de LEGO Friends" de 2015; y el "Belén animal" de 2016; y el "Belén histórico de Playmobil" del año pasado.

Belén mesozoico 2


Este año me ha tocado a mí elegir tema, y como ya tenía ganas de repetir el que pusimos en 2012, aunque evidentemente con variaciones, hemos elegido la temática de dinosaurios. Así que podemos decir que hemos montado el "Belén mesozoico 2", porque ese fue el nombre que le dimos aquella vez, aunque con muchos más dinosaurios que ese año. La Era Mesozoica, el Mesozoico o también llamada Era Secundaria, es conocida zoológicamente como la era de los dinosaurios y se trata de una división de la escala temporal geológica que pertenece al eón Fanerozoico; dentro de éste, el Mesozoico sigue al Paleozoico y precede al Cenozoico, de ahí su nombre, que procede del griego "meso" que significa entre, y "zoico", que significa relativo a los animales, por lo que la palabra completa se podría traducir como "periodo de vida intermedio". El mesozoico se inició hace 251 millones de años y finalizó hace 66 millones de años. Durante los 186 millones de años que duró no hubo grandes episodios orogénicos, y Pangea se fue fragmentando gradualmente con los continentes desplazándose hacia su posición actual. El clima fue bastante cálido durante todo el período, determinando las especies que existieron en nuestro planeta. Los invertebrados más característicos de este período fueron los amonites, unos cefalópodos con concha en espiral, y los belemnites, más pequeños y con el rostro interno, alargado y puntiagudo,. Ambos son considerados como fósiles guía de dicho periodo. También había abundancia de equinodermos, braquiópodos y crustáceos. Todo tipo de vertebrados se desarrolló ampliamente, sobre todo reptiles. Pero en el Mesozoico no solo prosperaron los dinosaurios, sino también otros reptiles, como las tortugas o los cocodrilos. Los mamíferos y las aves aparecieron en esta época, al igual que las plantas angiospermas (plantas con flores).


Vista panorámica del Belén Mesozoico 2
La etimología de la palabra dinosaurio también es muy interesante, como ahora veremos, y se la debemos al paleontólogo y biólogo inglés Richard Owen, quien la acuñó en 1842. No la veríamos recogida en un diccionario español hasta 1895, cuando Elías Zerolo la incluyó en el suyo. El adjetivo griego "Deinos", que significa terrible, proviene de la misma raíz indoeuropea que significa tener miedo, temer; de la misma raíz parece también provenir la voz latina "Dirus", horrible, espantoso, terrible, que también podemos encontrar en la taxonomía (por ejemplo Canis dirus). El nombre griego "Saurus", significa lagarto, por lo que la palabra completa se traduce literalmente como lagarto terrible. Muchos dinosaurios y otros tipos de animales han sido bautizados usando la misma raíz que da nombre al grupo, como por ejemplo el suborden Dinocephalia, que significa Cabeza terrible, es un grupo de dinosaurios con un cráneo bastante grande, antepasados de los mamíferos, que se extinguieron en el Pérmico. Deinodon es el nombre de otro grupo de dinosaurios carnívoros, cuyo nombre quiere decir diente terribleDeinotherium que significa Bestia terrible, es un antepasado extinto de los elefantes que vivió en Eurasia durante el Mioceno. Deinonychus antirrhopus es una especie de dinosaurio cuyo nombre se traduce como Garra terrible con contrapeso.

Vista panorámica del Belén Mesozoico

Vista lateral del Belén mesozoico 2
Podemos observar en el belén un Tyranosaurus rex hembra con su cría. El nombre genérico de este dinosaurio, Tyrannosaurus rex, viene del griego latinizado "tyrannus", que significa tirano y saurus, que como ya hemos dicho es lagarto; el nombre específico viene del latín "rex",  que significa rey, por lo que nos encontramos con que esta especie de dinosaurio tiene uno de los nombres más épicos posibles: "Rey de los lagartos tiranos". Henry Fairfield Osborn, presidente del Museo Americano de Historia Natural, fue el primero en describir para la ciencia a este impresionante dinosaurio en 1905.  T. rex es la única especie conocida del género fósil de dinosaurios terópodos tiranosáuridos, un grupo que vivió a finales del período Cretácico, hace aproximadamente entre 68 y 66 millones de años, en lo que es hoy América del Norte. Este dinosaurio es bastante común y conocido en la cultura popular y fue uno de los últimos dinosaurios no avianos que existieron antes de la extinción masiva del Cretácico-Terciario. 

Hembra de T. rex con su cría


Una adorable cría de T. rex

En la siguiente imagen, vemos dos velociraptores en el centro de la imagen, entre varios dinosaurios más grandes. El primer fósil de Velociraptor data de 1922, durante una expedición de científicos del Museo Americano de Historia Natural al desierto de Gobi en Mongolia. Se extrajeron un cráneo quebrado y aplastado, pero completo, junto con una garra curva de una pata, que se pensaba que era de una mano. Dos años después, el presidente del museo Henry Fairfield Osborn mencionó a este animal en un artículo, llamándolo Ovoraptor djadochtari. Pero debido a que el nombre Ovoraptor no había sido acompañado con una descripción formal, permaneció como un nomen nudum (nombre desnudo) y el nombre Velociraptor, dado originalmente, conservó la prioridad. Este nombre viene del latín "velox, velocis", que significa ágil o rápido, y "raptor", que significa ladrón. Esto hace referencia a su alimentación carnívora y a que es un animal corredor. Este último rasgo resultaba revolucionario en contraposición con la idea de dinosaurios lentos y poco inteligentes que estaba de moda en aquella época. El nombre espécifico, mongoliensis, se debe al lugar donde fue encontrado por primera vez. Al igual que ocurre con T. rex, es otra de las especies más conocidas, sobre todo por su aparición en la franquicia de Parque Jurásico, de la que habría mucho que hablar. 

Dos velociraptores en primera plana
El nombre Apatosaurus fue acuñado por Othniel Charles Marsh, profesor de Paleontología de la Universidad de Yale, en 1877. El primer esqueleto se descubrió en las montañas rocosas, en Colorado. La especie fue nombrada como Apatosaurus ajax. El nombre genérico Apatosaurus, significa lagarto engañoso, porque estos huesos se parecían mucho a los de un reptil marino prehistórico, el Mosasaurus. El nombre específico "ajax" es en homenaje al héroe griego Áyax el grande, de la Guerra de Troya. Los fósiles de este animal se han encontrado en Estados Unidos, y durante la excavación y transporte del primero de ellos, se mezclaron con los de otro individuo, llamado Atlantosaurus immanis, lo que dio lugar a muchas confusiones posteriores. 

Tradicionalmente a Apatosaurus se le ha llamado Brontosaurus, debido a que el propio Marsh, encontró en 1879 otro ejemplar más grande al que bautizó con este nombre: Brontosaurus excelsus, que significa, lagarto de trueno que se excede en gran número, por el hecho de contar con más vértebras que otros dinosaurios del mismo tipo. Pero en 1903 se descubrió que el Apatosaurus que se había descubierto anteriormente era un ejemplar joven del que Marsh había nombrado como Brontosaurus, por lo que prevaleció el primer nombre, que había sido publicado antes, pero hasta el año 1974 no se eliminó del todo el nombre de Brontosaurus de los tratados de paleontología.

Un apatosaurus, de tonos marrones en el centro de la imagen
Otro de los dinosaurios "famosos" que podemos encontrar es el Triceratops, habiendo también otra hembra con su cría. Se trata de un género de dinosaurios ceratópsidos, que vivieron a finales del período Cretácico, hace aproximadamente entre 68 y 66 millones de años, en lo que hoy es Norteamérica. Los primeros fósiles nombrado como Triceratops fueron un par de cuernos orbitales unidos a un pedazo del techo del cráneo, encontrados cerca de Denver, Colorado en la primavera de 1887. De nuevo fue Othniel Charles Marsh, quien los estudió y creyó que pertenecían a un gran bisonte, al que denominó Bison alticornis. Hicieron falta un par de restos más, para que dejara de considerarlos restos de un mamífero. Los restos de un ejemplar obtenido en 1888 fueron determinantes para que se estableciera esta especie, incluyendo aquí al ejemplar confundido con un bisonte. Gracias a la robustez del cráneo de estos animales, muchos ejemplares se han preservado como fósiles, lo que también ha ayudado a que puedan ser estudiadas variaciones entre diversas subespecies. La etimología del nombre es cara de tres cuernos, del griego "tri", que significa tres, "kéras", que es cuerno, y "ops" que quiere decir cara.
Una mamá Triceratops con una cría ante un Styracosaurus

Este paleóntologo, Marsh, también nombro a Stegosaurus, en el año 1877 en la llamada Guerra de los Huesos, de la que hablaremos un poco aquí. Se llamo así a un período de intensa especulación y descubrimientos de fósiles en los Estados Unidos, marcado por una gran rivalidad entre Edward Drinker Cope, de la Academia de Ciencias Naturales de Filadelfia, y Othniel Charles Marsh, del Museo Peabody de Historia Natural de Yale. Los dos paleontólogos usaron métodos deshonestos para superar al contrario, llegando a recurrir a sobornos, robos y destrucción de fósiles, además de atacarse intentando arruinar la credibilidad del otro en sus obras científicas, para que se quedara sin financiación. Al principio, Cope y Marsh eran colegas y se trataban de manera educada, pero tras varias disputas personales se convirtieron en enemigos acérrimos. Entre los años 1877 y 1892, ambos utilizaron su patrimonio y su influencia para financiar sus propias expediciones y obtener servicios y huesos de dinosaurios de cazadores de fósiles. Al final de la Guerra de los Huesos, ambos habían agotado su patrimonio en busca de quedar victoriosos sobre su rival. Al final quedaron económica y socialmente arruinados, pero sus contribuciones a la ciencia y a la paleontología fueron enormes. Entre los dos habían descubierto y descrito más de 142 especies nuevas de dinosaurios y habían conseguido despertar el interés del gran público por estos reptiles prehistóricos. 

Estabamos hablando de Stegosaurus, cuyos primeros restos corresponden a la especie Stegosaurus armatus, que quiere decir lagarto con tejado armado. Esto se debe a que Marsh pensaba que las placas de su espalda cubrían por completo el lomo del animal, solapándose como si fueran las tejas de un tejado. De S. armatus hay dos esqueletos parciales y fragmentos de al menos treinta individuos. Es el mayor de todos los Stegosaurus que se conocen, y tenía placas pequeñas y cuatro púas horizontales en la cola. Otra especie Stegosaurus sulcatus, que significa lagarto con tejado con surcos y también esta Stegosaurus stenops, que quiere decir lagarto con tejado estrecho. Stegosaurus longispinus, lagarto con tejado de espinas largas tiene las púas de su cola mucho más largas que las de las otras especies.


Stegosaurus






Si os habéis fijado en el belén aparecen varios pterosaurios, siendo el más impresionante el ejemplar que tiene a un pequeño saurópodo entre sus fauces. Los pterosaurios son un orden extinto de saurópsidos arcosaurios voladores, es decir, de reptiles voladores, que existieron durante casi toda la Era Mesozoica. Realmente podemos decir que fueron los primeros vertebrados en volar, pero no tenían plumas. Sus alas estaban formadas por una membrana sostenida por el cuarto dedo de la mano, que estaba hipertrofiado, es decir, que era más largo de la cuenta. Su cuerpo podía estar cubierto de pelo, preservado en fósiles de al menos tres especies distintas. Hay que aclarar que los pterosaurios no son dinosaurios, aunque sí convivieron con ellos durante decenas de millones de años. El término "dinosaurio" está restringido a ciertos grupos de reptiles con una postura erguida, el superorden Dinosauria, en el cual también se incluye a las aves, y por lo tanto excluye a los pterosaurios, así como a varios grupos de reptiles marinos extintos entre los que se encuentran ictiosaurios, plesiosaurios y mosasaurios. La palabra pterosaurio significa reptil con alas, y es mejor usar este termino que el que se ve frecuentemente en artículos periodísticos o en la televisión: "pterodáctilos", que significa ala entre los dedos. Este termino se debería usar solo para los animales del suborden Pterodactyloidea y los del género Pterodactylus. En el belén podemos observar un par de ejemplares posados en el suelo, como el que está comiendo, y otros tres sobrevolando la escena.






También he incluido en el belén varios mamíferos de pequeño tamaño que convivieron con los dinosaurios, y que fueron los que empezaron a diversificarse y a ocupar los nichos vacíos que dejaron estos grandes reptiles tras su extinción masiva. ¿Podéis encontrar a todos los mamíferos entre los reptiles? Dejad en los comentarios a los que veáis. En la siguiente foto hay uno que corre el peligro de ser devorado por una serpiente.






¡FELICES FIESTAS!

2 comentarios:

Miguel Angel Amorín Fernández dijo...

Saludos, Carlos.

No te imaginas lo que me divierten tus "belenes". Y este año, como toca un tema que a mí me apasiona, celebro que hayas retomado el tema Mesozoico. Lo único malo es que me supo a poco. Entiendo que no querrías aburrir a tus lectores por lo que te limitaste a tocar los géneros más conocidos, pero como yo de dinosaurios nunca tendré bastante, eché en falta que comentaras algo más acerca de otros habitantes del diorama.

Por ejemplo, el Spinosaurus. La figura recuerda a la versión de Parque Jurásico III y ya no puede considerarse "científicamente correcta", pero podría darte pie para hablar del drástico cambio de imagen que sufrió el género en los últimos años, junto con la polémica que suscitó.

Y veo que también hay un Deinocheirus (también obsoleto). Otro que sufrió un cambio de imagen y que pasó de ser un enigma a resultar uno de los dinosaurios más extraños conocidos. (la propia marca autora de la figura (CollectA) sacó una versión actualizada).

Por cierto, que para delicia de nostálgicos, a raíz de un estudio de 2015 que revisaba la taxonomía de los diplodócidos, el género Brontosaurus vuelve a ser considerado válido (y distinto de Apatosaurus). Puedes acudir a su entrada en la Wikipedia si te interesa.

Sin más, corto el rollo y me despido, no sin antes desearte Felices Fiestas.

Carlos Lobato dijo...

¡Muchas gracias por tus comentarios! Estoy seguro de que les sacaré partido en algún próximo post, o en algún próximo belén... jajaja.

En serio, le doy un vistazo a todo lo que me dices.

Un saludo.

NUBE DE ETIQUETAS

animales (282) ciencia (124) blog (83) biología (82) animación (64) películas (64) película (63) anatomía (62) ilustraciones (59) pelicula (58) arte (57) vídeo (56) evolución (55) blogs (47) estadísticas (45) ilustración (45) peliculas (45) aves (44) series (40) biologia (37) comic (37) ilustradores (37) insectos (37) libros (36) dibujos (35) fotos (32) blogueando (29) cómics (28) video (28) comics (27) fotografia (26) dinosaurios (25) vocabulario (24) biocabulario (23) dibujo (22) ciencias (21) darwin (21) maquetas (20) viñetas (20) geología (19) música (19) premio (16) Manu (15) educación (11) medio ambiente (10) entomología (9) agua (8) célula (8) zoologia (8) imágenes (7) Marta (5) geocabulario (4)